sábado, 18 de marzo de 2017

Reseña #252. Warcraft: El Alma Demoníaca, de Richard A. Knaak

Portada de la novela Warcraft: El alma Demoníaca de Richar Knaak donde se puede ver a una bella elfa de piel violácea, y debajo, en pequeño, un orco rugiendo.

El Alma Demoníaca

Trilogía La Guerra de los Ancestros II

Traductor: Raúl Sastre
Editorial: Panini
Páginas: 408
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788490945384
Precio: 12,95 €

Sinopsis

Liderados por el poderoso Archimonte, decenas y decenas de soldados demoniacos atraviesan ahora las tierras de Kalimdor, dejando a su paso un rastro de muerte y devastación. En el centro de esa abrasadora invasión se encuentra el místico Pozo de la Eternidad, que en su día fue la fuente del poder arcano de los elfos de la noche. Pero ahora, las energías del pozo han sido profanadas y corrompidas, ya que la reina Azshara y sus Altonatos no se detendrán ante nada para entrar en comunión con su nuevo dios: el llameante Señor de la Legión Ardiente… Sargeras.

Los elfos de la noche, liderados por el joven druida Malfurion Tempestira y el mago Krasus, luchan desesperadamente para contener la terrible masacre desatada por la Legión Ardiente. Aunque solo quedan unos meros rescoldos de esperanza, un poderantiguo se ha alzado para ayudar al mundo en su hora más oscura. Los dragones (liderados por el poderoso Aspecto Neltharion) han forjado un arma de poder inconmensurable: el alma Demoníaca, un artilugio capaz de expulsar a la Legión para siempre; no obstante, su uso podría acarrear ciertas consecuencias que nadie podría haber previsto y que conllevarían pagar un alto precio.

Reseña

Una continuación muy digna de la trilogía La Guerra de los Ancestros.


Os recuerdo que, cronológicamente, esta trilogía es la primera ya que ocurre 10000 años de los acontecimientos de World of Warcraft, aunque en una realidad paralela, ya que son personajes de la expansión Cataclismo los que viajan, sin querer, al pasado. 

Haciendo un breve resumen de «El Pozo de la Eternidad», tenemos que Brox, el orco, y el mago humano Rhonin junto con el mago dragón Krasus son absorbidos por una brecha temporal y acaban en Kalimdor, pero cuando todo era uno, antes de la primera invasión de la Legión Ardiente y poco antes de la destrucción de El Pozo de la Eternidad. Tendrán que convencer a los elfos nocturnos de que no son demonios y se aliarán para impedir que el titán caído Sargeras entre en Azeroth. Illidan y Malfurion Tempestira junto a Tyrande Susurravientos serán personajes importantísimos en el desarrollo de los acontecimientos.

Volvamos a la segunda novela. Tras la heroicidad de Malfurion, el resto de la civilización de los elfos de la noche se juntan para escapar de una muerte segura, intentando confeccionar un ejército más o menos eficiente para luchar contra la Legión, que sigue con sus planes. Pero esta vez habrá otra historia paralela a los acontecimientos: la entrada de los dragones, de los Aspectos, en la lucha contra la Legión. Ambas líneas de acción se mantienen separadas hasta que convergen en el momento álgido de la novela, cuando realmente empieza todo a tambalearse y volverse caótico. Si se conoce el lore se sabe qué pasará, pero bueno, por si acaso solo comentar que es un escenario espectacular.

Esta es una novela donde la acción predomina. Ya no hay tantos diálogos reflexivos o introductorios como había en la primera parte. Ese tipo de diálogos se encuentran predominantemente en la línea de los Aspectos, ya que se narra desde que los dragones se enteran de todo hasta la creación del Alma de Dragón, en la que participan todos los dragones. Es a partir de la convergencia de las historias donde se abandona todo diálogo que no sea el de la batalla. Por otra parte, la historia de los elfos es la de la batalla constante. Todo el rato luchando, maquinando o haciendo estrategias, a veces descargada la trama con el triángulo amoroso entre los protagonistas o la historia de cómo Tyrande se hizo Suma Sacerdotisa (cosa que no sabía y me ha alegrado conocer) o la intromisión de los semidioses, cosa que, dicho sea de paso, chapeau.


«Malfurión asintió, a pesar de que no le estaba prestando del todo atención. seguía con la vista clavada en esa figura de allá abajo, que iba menguando. Observó cómo le devolvía la mirada, hasta que al final ya no pudo verla.
Aun así, siguió mirando y, en ese mismo instante, supo en lo más hondo de su corazón que Tyrande estaba haciendo exactamente lo mismo.»


No podría decir qué novela me ha gustado más. Quizás la primera era más explicativa, más novedosa en cuanto a formato. Esta es más corriente, más tipo novela de fantasía épica que tanto abunda. Quizás una fusión entre ambas habría dado un resultado increíble, pero como novelas hay que reconocer que están bastante bien y, sobre todo, trabajadas. Se nota que el autor ha hecho un trabajo de investigación exhaustivo y se ha empapado de la historia de Warcraft.

Las descripciones se han reducido respecto a las del primer libro para darle más protagonismo a las batallas, las cuales están, generalmente, muy bien detalladas. Si bien me ha costado imaginarme los lugares, ya que a veces las descripciones son demasiado concisas, las batallas surgieron en mi mente como una película, sin notar que todo estaba magnificado o metido a presión.
Y en las psicológicas no hay grandes cambios. El triángulo amoroso sigue, Brox, Krasus y Rhonin siguen con sus papeles… Pero Malfurion e Illidan sí que cambian, ya que ambos evolucionan en sentidos opuestos, poniendo las bases de lo que será la futura historia entre ambos, archiconocida por los jugadores de Warcraft III y WoW. La más interesante, sin duda, la de Illidan, quien le dará un gran juego en la tercera parte.

En cuanto a la narración y la forma de escribir, nada ha cambiado. Hay que recordar que es un autor ya bastante consagrado, y que ha sido contratado por Blizzard, es decir, una empresa que se gasta mucho dinero en hacer bien unos cómics gratuitos a modo de publicidad no puede contratar a cualquiera para una novela. Es una lectura fluida, ágil, con muchísima acción y poca saturación de detalles para el lector, aunque quizás adolece de demasiada batalla «inútil». Volvemos a tener al narrador omnisciente, y a tener las dos historias en el mismo tema.

Por el contrario, tengo que comentar que, al menos mi edición, que es la primera, tiene algún que otro fallo tipográfico y de falta de corrección. En alguna que otra frase se nota que falta algo y eso de cambiar el nombre de un personaje durante 4 o 5 párrafos no da una buena imagen. Pero eso no disminuye el valor de la historia.

Conclusión, novela recomendadísima para los amantes de este juego, sobre todo si has leído la primera. Y para los que les guste la fantasía, aconsejo la trilogía, ya que como es el inicio de todo, no hay mucho que entender.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! nunca me ha llamado esta saga/juego, pero me alegra que la estés disfrutando :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Por fin me ha dejado publicar el comentario :3
    ¡Muchísimas gracias por tus palabras! La verdad que en mi caso sí :3
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar