miércoles, 23 de noviembre de 2016

Reseña #228. Violet y Finch, de Jennifer Niven

Portada de la novela Violet y Finch, de Jenniffer Niven, que es un fondo blanco con el nombre de Violet en azul, y el de Finch en rojo, teniendo una silueta femenina y masculina en los nombres, respectivamente.

Violet y Finch


Traductor: Isabel Murillo Fort
Editorial: Destino
Páginas: 400
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788408141426
Precio: 14,95€

Sinopsis

«Una historia que te llega de una manera muy profunda... y se queda en tu corazón para siempre.» Goodreads

Violet está rota. Finch está roto. ¿Pueden dos mitades rotas reconstruirse? Esta es la historia de una chica que aprende a vivir de un chico que pretende morir; de dos jóvenes que se encuentran y dejan de contar los días para empezar a vivirlos.


Reseña

Esta reseña es muy especial para mí porque este libro es, sin duda alguna, uno de los libros más queridos que he tenido el placer de leer.



Como podéis leer en la sinopsis los protagonistas, Violet y Finch, están rotos. Ambos comparten una serie de circunstancias por las cuales vivir les resulta complicado.

Violet es una chica que siempre lo ha tenido todo claro, es decidida y es valiente. O al menos lo era. La Violet que vais a conocer es una persona totalmente diferente a la que alguna vez fue, pero aun cuando ella piensa que ya no es esa persona, siempre queda algo de nosotros por mucho que las circunstancias nos hayan hecho cambiar. Finch, por el contrario, es un personaje totalmente distinto. Es el personaje del libro al que más cariño le tengo, pues aun cuando por dentro está hundido, nunca para hasta que los que están a su alrededor tengan una sonrisa.

Estos dos personajes me ganaron cuando leí el libro, porque me hicieron reír y llorar al mismo tiempo, pero sobretodo porque me enseñaron cosas. Todos los libros que reseñe en este blog es porque me han gustado, porque he aprendido de ellos o porque me han puesto los sentimientos a flor de piel. Violet y Finch ha conseguido las tres cosas al mismo tiempo, y sin duda, tenía que compartirlo con vosotros.

Los personajes secundarios la verdad es que a mí me han sido indiferentes, no solo porque algunos personajes me irritaron de sobremanera, sino porque sentí que no conectábamos. Algo totalmente distinto a lo que sentí con Finch. Al cual aunque no consiga comprender al 100%, conecté tanto con él que durante todo el libro me sentí de la misma forma en que él se siente. Os dejo aquí unas citas para que veais algunos de sus pensamientos: «Es posible que incluso los lugares más pequeños tengan algún significado. Y de no ser así, quizá lo tengan para nosotros. Como mínimo, cuando nos marchemos, sabremos que los hemos visto.», «He aprendido que en este mundo existe el bien si te esfuerzas por encontrarlo. He aprendido que no todo el mundo es decepcionante, y en eso me incluyo a mí, y que un montículo de 383 metros puede parecer más alto que un campanario si te encuentras al lado de la persona adecuada.», «Y me doy cuenta de una cosa: no es lo que coges, sino lo que te llevas.»

Mujer joven jugando con globos de colores en un camino que divide un campo de lilas.

«¿Y si la vida pudiera ser así? ¿Solo las partes felices, no las horribles, ni siquiera las medianamente agradables? Es lo que quiero hacer con Violet: darle solo lo bueno, mantener alejado lo malo, para que siempre estemos rodeados solo de cosas buenas.»

Como podéis deducir por las citas, este libro os va a hacer reflexionar muchísimo sobre la vida. Ambos protagonistas se conocen en el peor momento de su vida y en las peores circunstancias, pero de igual manera que ellos conectaron, Jennifer Niven consigue que conectes con ellos, y que sientas lo que ellos sienten. Que compartas sus aventuras y que cuando el libro acabe, sientas que siempre seguirán contigo.

Una de mis cosas favoritas cuando leo un libro son las citas. Me encanta cuando un libro está lleno de frases especiales, de esas que recuerdas durante mucho tiempo, de las que te emocionan y te hacen pensar, de las que cuando te preguntan algo te acuerdas y las respondes, como si fueran una parte de ti. Esta es una de las muchas frases que me llegaron al corazón: «Eso depende de a quién se lo preguntes. Mira, yo no creo que sea tarde. Creo que es temprano. Temprano en nuestra vida. Temprano para lo que llevamos de año. Si lo cuentas, verás que lo temprano supera a lo tarde.»

Aunque al principio parece predecible, porque todos hemos leído libros de «chica salva a chico» y viceversa, os aseguro que no lo es. Violet Y Finch no es una historia en la que un protagonista salva al otro, es una historia de superación. Ambos buscan salvarse de ellos mismos, ambos desean recuperar las ganas de sentir algo solo que no lo saben hasta que se conocen. Pero la pregunta es, ¿lo conseguirán? Para saber esto solo me queda recomendaros que os leáis el libro.

A mí, en resumen, me ha parecido un libro maravilloso. La lectura es fácil, es ligera, es rápida. Y a su vez es profunda, te hace reflexionar y te hace valorar más la vida. Los personajes principales son maravillosos, y les tengo un cariño enorme, y la historia de amor que les acompaña es simplemente fascinante.
Espero que le deis una oportunidad, decirme en los comentarios que os ha parecido. Nos leemos pronto, un abrazo enorme.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Coincido contigo, es un libro que te hace reflexionar y toca un tema delicado que encoje el corazón pero que también se queda contigo y te hace reflexionar.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que es de esos libros que se quedan contigo pase el tiempo que pase, ¡que ilusion me ha hecho saber que lo has leido! ^^

      Un beso! <3

      Eliminar