lunes, 22 de agosto de 2016

Reseña #213. Con los pies en la tierra, de Eneko Arcas Nogales

Portada de Con los pies en la tierra, donde se ve los simbolos de los cuatro elementos, y en el centro una malaquita.

Con los pies en la tierra


Tetralogía Heraldos del mañana I

Editorial: Círculo Rojo
Páginas: 202
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-9126-437-8
Precio: 15,00 €

Sinopsis

En un mundo donde los humanos explotan los recursos de la tierra sin importar las consecuencias, una nueva guerra está a punto de comenzar. La madre Naturaleza ha despertado de su letargo dispuesta a hacerles frente con un ejercito lleno de criaturas ancestrales.¿Podrán los humanos superar esta nueva adversidad? Disfruta de una historia llena de aventuras, erotismo, misterio y fantasía con un toque bizarro.

Reseña

Corta novela de fantasía ambientada en Euskadi.

Estamos acostumbrados a que el ser humano dañe la Naturaleza en películas, series, novelas y música incluso. Aparece un héroe -o varios- que ayudan a salvarla. Pero no es habitual cuando la «mala» de la historia es la propia Naturaleza.

En esta ocasión tenemos una Madre Naturaleza diferente, Amalur. Amalur creó la vida y para protegerla dio vida a los Custodios. Con los siglos, cansada y aburrida de su creación perfecta, se sumió en un letargo. Mientras dormitaba, el humano hizo y deshizo a su antojo, modificando la naturaleza en vez de adaptarse a ella. Y cuando Amalur despertó vio lo que la humanidad había hecho; su decisión fue radical: empezar con la vida de nuevo. 

Y aquí entran en juego los protagonistas. Mark es el elegido para intentar detener a la Creadora despertando a los Custodios. Pero, por contra, hay criaturas que desean el exterminio de todo y pondrán en peligro la misión de Mark encomendada por San Joan Garo, rey de los iratxo, duendes de la mitología euskera. Mark y Nabo, un capitán iratxo, viajarán a través de los bosques y los continentes para que Amalur no cumpla con sus nuevos planes. En su viaje se encontrarán con otros seres, pero ¿de qué bando estarán?

Es una novela obviamente de corte fantástico y épico, donde la mitología y el folklore euskera tiene un enorme peso. Posee prácticamente todos los elementos de una novela de estas características: héroe perdido al inicio, personajes de otras razas que le ayudan, mitología, luchas, traiciones, las historias de otros personajes, conflictos, situaciones de difícil elección, relaciones entre personajes... 
Y sin que suene mal lo más llamativo de la relación entre personajes es que es o gay o lésbica. ¿Por qué me llama la atención? Simplemente porque en mi caso es una novedad; no recuerdo haber leído nunca nada con los protagonistas principales homosexuales. También me ha llamado poderosamente la atención la condición de vegetariano del protagonista por lo mismo de antes, algo nuevo para mí.

Los personajes presentan características propias, tanto a nivel psicológico como físico, donde todos están definidos salvo en contadas situaciones. Si bien no existe una evolución clara de la personalidad de cada protagonista -principalmente debido a las pocas páginas- se puede prever que a lo largo de la tetralogía sí que habrá una evolución. Mi favorito con una diferencia abismal es Nabo, el capitán iratxo, seguido por Istapp. Istapp es una personaje que a priori se desarrollará completamente y cogerá un papel más protagonista en los siguientes volúmenes, pero que presenta un aura oscura y misteriosa que me ha encantado.

Imagen de Gaia, tumbada en un lago, simulando que su cuerpo es una montaña y su pelo una cascada.

«-¿Enfurecer a quién?
-¡A la Madre!, ¡la Tierra!, ¡la Creadora!, ¡muchos nombres ha tenido! Anna, Nerthus, Gea, Atabey, Frejya, Áditi, María... pero aquí la conocemos como Amalur.
Los nombres resonaron por toda la sala como truenos. Por un momento la sala pareció oscurecerse.»

En cuanto a la narración, me ha gustado la forma de describir los escenarios; se palpa la pasión por los bosques y lugares del libro. Usa un lenguaje claro y sencillo, si bien hay numerosas palabras en japonés, noruego y, menos, en árabe traducidas (desde aquí mandar una felicitación a los diferentes traductores).  Algunas palabras sueltas en japonés están los kanjis pero no la traducción .
Las escenas se hilvanan de forma perfecta, haciendo que la lectura sea rápida y ágil, sin parecer que está todo forzado. Realmente solo he cogido el libro dos veces, una hasta la página 121, y otra vez hasta el final, bebiéndome el libro literalmente ya que, quitando el inicio, las aventuras y los sobresaltos suceden muy rápidos.

Bien, cosas que no me han gustado. Principalmente dos. La primera es algo de la historia. Estamos de acuerdo que esto es una novela de fantasía, pero me resulta algo inverosímil que los personajes se cojan confianzas tan rápido y más sabiendo que no son simples humanos. No sé, en este aspecto me ha faltado más recelo, más dudas y suposiciones. Lo segundo es simplemente cuestiones de maquetación; no sé si Eneko Arcas quiso poner la traducción de las frases en otros idiomas justo encima y con letra más pequeña (ojo, no me parece para nada mal idea), pero en alguna ocasión acaba confundiéndose con el propio texto dado que o la traducción o la frase original son demasiado cortas. Desde mi punto de vista hubiese sido mejor poner las traducciones a pie de página; de esta manera quién sepa las traducciones no haría uso de las mismas y quien si las necesitase las tendría a mano.

A modo de conclusión. Una historia de aventuras cortita, muy ágil y amena, perfecta para pasar un buen rato leyendo fantasía ubicada principalmente en Euskadi, y que dará que hablar en el futuro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario