lunes, 20 de julio de 2015

#167. Peter Pan y Wendy, de J. M. Barrie

Pertenece al libro: Peter Pan, la obra completa
Editorial: Neverland Ediciones
Páginas: 346
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 978-84-937450-1-1
Precio: 22,00 €

Sinopsis

Inevitablemente vinculado a la muerte y a la idealización de la juventud, Peter Pan no es solo un libro, sino muchos. Varias obras en las que va evolucionando hasta llegar a ser un personaje rico en matices, poseedor de múltiples facetas que le hacen especial, complejo, incoherente, maravilloso, Peter Pan es un bebé perdido entre mundos, el de los humanos y el de las hadas. Un joven arrogante que se niega a crecer. Valiente en su rebeldía, pero profundamente cobarde. Protagonista de una obra de teatro única en su especie y que su autor reescribiría obsesivamente cada temporada.

Este volumen recopila, por primera vez los textos completos en castellano, las seis obras de J. M. Barrie en las que aparece el niño que nunca crece. Y aquí está, en todas sus vertientes, para que el lector descubra la maravilla de la creación de un personaje que todos, como sugería Chesterton, tenemos la sensación de haber inventado. Como si realmente existiera desde el principio de los tiempos y hubiese vuelto, vanidoso, para arrancarle el protagonismo a su creador, James Matthew Barrie, y quedárselo todo él.

Reseña

Por fin. Por fin. ¡Por fin! Por fin he encontrado un libro que me llegase al alma y me emocionase tanto como en su día lo hizo El Principito. Y por supuesto, tenía que ser un cuento; y tenía que tener a un niño como protagonista; y tenía que ser un clásico. Hoy me toca reseñar otra obra maestra (con todo lo que eso conlleva…): Peter Pan.

Sobre Peter Pan no existe solamente la historia “clásica” que todos conocemos: Peter se lleva a Wendy, John y Michael a Nunca Jamás, donde conocerán al Capitán Garfio, a los niños perdidos, a los pieles rojas… La historia que Disney llevó al cine, vaya. La edición de la editorial Neverland que yo compré hace una semana lo confirma, porque alberga todas las obras en las que aparece nuestro querido Peter:

-El pajarillo blanco, que contiene Peter Pan en los Jardines de Kensington: En este cuento, Barrie nos explica los orígenes de Peter; quién es él y cómo llegó a ser Peter Pan. Reseñaré este cuento individualmente más adelante.

-Peter y Wendy: Esta es la historia más conocida, en la que aparecen Wendy, John y Michael, y es la que voy a reseñar hoy.
-Una dedicatoria a los hermanos Llewelyn Davies, los cuales inspiraron a Barrie en la creación de El pajarillo blanco y Peter Pan.
-La obra de teatro original: La historia de Peter Pan fue originalmente una obra teatral en la cual se basó el cuento de Peter y Wendy.
-Un final alternativo de la obra de teatro

Como hay tanto contenido dentro de la misma obra, hoy solamente reseñaré Peter y Wendy.

¿Para qué resumir esta historia? ¿Acaso alguno de vosotros no la conoce? En fin, he de hacerlo para poder seguir con la reseña…

Peter Pan visita un día el hogar de la familia Darling, compuesta por los padres (George y Mary Darling), sus tres hijos (Wendy, John y Michael) y la niñera (la perra Nana). Por culpa de la perrita Nana, Peter Pan perderá su sombra y tendrá que volver días después a recuperarla. Será en este momento cuando Wendy descubra a Peter en el cuarto de baño, llorando porque no puede pegar su sombra a sus pies con jabón. Wendy se ofrecerá a cosérsela y ahí comenzará todo. Peter se llevará a los tres hermanos a Nunca Jamás, una curiosísima y mágica isla donde el tiempo no pasa. Allí los niños protagonistas vivirán montones de aventuras junto a otros personajes pintorescos de Nunca Jamás.

“Si cierras los ojos y eres de los que tienen suerte, habrá veces que veas un manantial informe de hermosos colores claros suspendidos en la oscuridad; en ese momento, si aprietas los ojos más fuerte, el manantial comienza a cobrar forma y los colores se vuelven tan intensos que, con otro apretón, seguro que se incendian. Pero justo antes de que se incendien, ves la laguna. Es lo más cerca de ella que podrás llegar jamás estando en el continente, tan solo durante un instante celestial; si pudiera haber dos instantes, podrías ver las olas y escuchar como cantan las sirenas.”

Nuestro protagonista, Peter Pan, es un niño arrogante, vanidoso y sumamente carismático que no puede crecer. Vive en Nunca Jamás, donde tiene a su némesis: el Capitán Garfio.

El Capitán Garfio es un villano simplemente brillante. Un pirata malvado pero con una gran debilidad, un terror que atormenta su vida: un cocodrilo le persigue allá donde va, puesto que una vez Peter Pan le cortó la mano a Garfio y se la echó al cocodrilo. Tan exquisito era el sabor de la carne del pirata que el animal ya no quiso comer nada más, y vivía por y para perseguir y devorar a Garfio. He aquí el motivo de la eterna enemistad entre ambos, que culminará con una muerte de uno de los dos…

Los niños perdidos. Bebés que se cayeron de sus carritos y, como no fueron reclamados por nadie, llegaron a Nunca Jamás. Son seis: Lelo, Avispado, Presuntuoso, Rizos y los gemelos, y los seis adoran y veneran a Peter. Además, puesto que han crecido solos, anhelan el cariño y el cuidado de una madre.

Y por supuesto, los hermanos Darling: Wendy, John y Michael, que viajan a Nunca Jamás junto a Peter, y sin olvidarnos de la peculiar Campanilla, ese hada sumamente celosa que quiere a Peter solo para ella sea como sea…

En la película de Disney se nos presenta Nunca Jamás como un lugar precioso y fantástico, un lugar en el cual todo niño desearía vivir, pero sin embargo en el libro aparece diferente: es una isla sumamente peligrosa, donde las disputas, peleas e incluso asesinatos están a la orden del día. La vida no parece tener mucho valor en Nunca Jamás, y resulta ser un mundo totalmente mortífero y cruel para todos sus habitantes. El sentimiento de soledad está presente en casi todos ellos, puesto que tanto los niños perdidos, Peter, como los malvados piratas, anhelan tener el amor de una madre…

Una de las cosas más curiosas de este cuento es el hecho de que en Nunca Jamás no pasa el tiempo, o dicho de otro modo, la gente que allí habita no crece. Es como si todos estuviesen muertos. Esto se debe a que James M. Barrie, cuando era niño, sufrió el fallecimiento de su hermano, que tenía más o menos la edad de Peter Pan en el momento de su muerte. Además, este hermano era el favorito de su madre, la cual se hundió en una gran pena tras su fallecimiento. Estas carencias afectivas y la traumática pérdida propiciaron que Barrie crease más tarde a Peter Pan: un pequeño de unos 13-14 años que no puede crecer (al igual que su hermano, ya que una vez muerto, nunca más creció. Es sumamente triste e interesante conocer la biografía de Barrie, por cierto. Esclarece muchos detalles de su obra que fueron inspirados por sus vivencias, tal como he explicado). Más tarde cambió el detalle de “Peter Pan no puede crecer” por “Peter Pan no quiere crecer”, para dotar al personaje de la arrogancia y rebeldía que lo caracterizan.

En cuanto al cuento en sí, dado que es un clásico escrito a principios del siglo XX, no es muy fácil de leer. Tampoco es difícil, pero es un cuento que requiere leer con calma y atención. Es cortito y perfecto para todos aquellos que les apetezca leer un clásico pero sin embarcarse en una lectura larga, tediosa y que requiera tiempo.

“—Verás, Wendy. Cuando el primer bebé rio por primera vez, su risa se rompió en mil trozos y todos se fueron dando saltitos, y así es como nacieron las hadas. Y, por eso —prosiguió él en plan de buenos sentimientos—, debería haber un hada por cada chico y chica.
—¿Debería haber? ¿Es que no las hay?
—No. Verás, con todo lo que saben los niños ahora, pronto no creen en las hadas y, cada vez que un niño dice «no creo en las hadas», hay un hada por algún sitio que cae muerta.”

El estilo de Barrie es realmente bonito, juega con las metáforas (las cuales dar lugar a muchas interpretaciones), y sobra decir que ha creado uno de los cuentos más mágicos y brillantes de todos los tiempos.

Hablando de metáforas: en este cuento se da mucha importancia a los besos. Durante toda la narración se habla del beso que la señora Darling tiene en la comisura derecha de su boca, un beso que, aunque Wendy y muchos hombres han querido conseguir, nadie excepto Peter habrían podido conseguirlo. ¿A qué se refiere con ese beso que pertenece a Peter? Nunca se esclarece. Sin embargo yo lo interpreto como el beso que todas las niñas Darling han querido darle a Peter sin conseguirlo. Y es que, Peter no tiene ningún interés romántico en ninguna chica. Sin embargo, siente un amor profundo por Wendy, un amor similar al que un niño siente por su madre. Pero Wendy sí siente algo más por Peter que un amor maternal. Quizás, ese beso de la señora Darling simbolice que algún día, cuando ella fue niña, también se enamoró de Peter Pan, y también quiso besarle, sin éxito claro, quedándose ahí por siempre, junto a la comisura de sus labios, su beso de amor para Peter Pan.

¿Qué pensáis? ¿Cómo interpretáis vosotros esa metáfora? Si alguno de vosotros ha leído el cuento y tiene su propia teoría, me encantaría leerla.

Me quedo con ganas de comentar muuuchas más curiosidades del cuento, pero creo que necesitaría un blog entero para poder comentarlo todo…

Para finalizar, ni falta hace de decir que es un libro más que recomendado a absolutamente todos los lectores, independientemente de sus preferencias, al igual que todos los clásicos. Una maravilla de la literatura, que hará volar (nunca mejor dicho) tanto a niños como a adultos. Si tenéis una oportunidad de leerlo, hacedlo. Es simplemente una obra de arte al alcance de todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario