jueves, 14 de mayo de 2015

#158. El Honor del Samurái, de Takashi Matsuoka

Editorial: Zeta Bolsillo - Ediciones B
Páginas: 528
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788498724134
Precio: 10,00 €

Sinopsis

En 1861 Japón se ha visto forzado a abrir las puertas a Occidente, con el consecuente choque entre ambas culturas. En el puerto de Edo se reúnen barcos extranjeros en busca de oportunidades en esas tierras; uno de ellos transporta a un grupo de americanos cuyo objetivo es llevar la palabra de Dios al pueblo nipón. Para dos de estos misioneros, sin embargo, el viaje supone algo más: la joven Emily Gibson desea dejar atrás un pasado incómodo e iniciar una nueva vida; Matthew Stark tiene algo que ocultar bajo su pacífica apariencia. El destino de ambos se cruza con el de Genji, un joven samurái heredero del clan Akaoka. Su amistad con los foráneos despierta el recelo de otros clanes, que declararán la guerra abierta a Genji. Ayudado por sus dos nuevos amigos y su amante, la geisha Heiko, éste defenderá su posición sorteando intrigas y traiciones.
 
Reseña

Un regalo fantástico de parte de Stephanie. Un libro que llevaba mucho tiempo buscando y que ella encontró. Así que ¡muchísimas gracias!
Cualquiera que haya leído la sinopsis y visto El último samurái, película americana protagonizada por Tom Cruise (e históricamente no muy correcta, porque el "último" samurái fue francés, pero aun así un peliculón para mí), puede pensar que trata de lo mismo; incluso que va paralelas. A pesar de que salieron casi en el mismo año y que comparten ciertos puntos en común, son muy diferentes.

En estos años de total y absoluta inestabilidad política, los japoneses van sintiendo que los extranjeros pueden y consiguen corromper sus tradiciones, tanto en la forma de ver el mundo, como en la religión, la moralidad y ética... Por lo cual se crean, principalmente, dos posturas: los que abogan por destruir a los extranjeros con espadas (a pesar de saber que las armas de fuego son el "futuro") y aquellos que, a pesar de querer seguir con sus tradiciones, no ven mal interaccionar más con los extranjeros. Esto amenaza una nueva guerra civil, otra de las muchas que hay en la historia nipona. Como el lector puede comprender, esto hará que las alianzas cambien, las traiciones, las intrigas y el miedo a la invasión bárbara serán el pan de cada día

El grupo de protagonistas está liderado por Okumichi no kami Genji, nombrado como Genji, gran señor de Akaoka, es de los que prefiere interaccionar con los extranjeros, como ya hizo su abuelo. Esto pondrá a Genji las cosas aún más difíciles de lo que están, porque no es considerado como un auténtico señor o samurái, sino que lo ven como alguien débil, como un monigote. Lo único que mantiene un poco el respeto es que en su familia, desde hace siglo, en cada generación aparece un "profeta", alguien que puede ver el futuro, pero una forma limitada. El lector debe adentrarse en la historia para saber si esto es cierto o no.

La cantidad de personajes que entran en juego es enorme;  algunos aparecerán en la "segunda parte", mientras que  otros durarán tres o cuatro páginas. Entre esos dos extremos hay una variedad muy grande, pero todos son importantes. Los personajes no son buenos ni malos, sino que cada uno busca su beneficio, bienestar, seguridad. Es el lector quién juzga si las decisiones y los actos de cada individuo están justificados por su forma de pensar, su tradición o situación, o si por el contrario no están justificados y son simple y llanamente asesinos o malos.
De los protagonistas no se conoce su pasado al inicio; este es mostrado y revelado a base de flashbacks que se dan en situaciones concretas, como pensamientos frente a algo, o escenas concretas que recuerdan al pasado de los personajes.

Como ya he dicho, la cantidad de personajes es grandísima. Por supuesto que son muchos más de los que aparecen en la lista de personajes. Los principales son Genji, Shigeru (el tío de Genji; el mejor espadachín de Japón), Heiko (una geisha con extrañas hablidadades), Hanako (sirvienta amiga de Heiko y Emily), Hidé, Taro, Sohaku, Saki, Shinoda (diferentes mandos dentro del servicio de Genji), Emily (joven misionera norteamericana de 17 años con un pasado oscuro), Stark (misionero y antiguo -o no tan antiguo- pistolero), Crownell (misionero y predicador cristiano). Todos estos sí aparecen en la lista inicial. Lo que más llama la atención -o por lo menos a mí- es que ninguno es igual a otro. A pesar de ser japoneses casi todos, piensan como individuos. Esto permite ver en todos y cada uno de los personajes principales una evolución de su carácter y, sobre todo, de su forma de pensar hacia los extranjeros. En el caso de Emily, Stark y Crownell la evolución del pensamiento toma otros caminos.

Genji es el único protagonista principal de los últimos libros que me ha gustado más que un secundario o que otros protagonistas. Es un samurái distinto, de mente abierta en un mundo hermético. Calculador e inteligente, si tiene que saltarse el código de conducta no hace un drama. Además es muy carismático. Es distinto al casi todo el resto de japoneses, a pesar de tener el sentimiento patrio totalmente intacto.


"-[...]Un samurái debe estar preparado.
-¿Preparado para qué?
[...]-Preparado para matar, mi señor. [...]
-No, Hanako-la corrigió-, no es así. Matar no exige tanta práctica. Observa atentamente. 
[...]-Deben estar preparados para morir, mi señor.
-Ese es el destino de un samurái, Hanako. No es facil vivir con ese miedo constante.
-Pero un samurái auténtico no tiene miedo, ¿verdad mi señor? [...]
-No tener miedo no es señal de coraje, sino de estupidez. Tener coraje significa conocer el miedo y superarlo."

No es una novela en la que el argumento principal pase por las batallas. No. Las batallas en esta novela son situaciones inevitables siempre. El eje de esta historia es el cambio socio-político que está sufriendo la sociedad japonesa. Mientras se avanza en la historia, aproximadamente un año sin contar los flashbacks, se pueden apreciar los acontecimientos que provocará la caída y extinción de los samuráis, aunque no será en este libro, pero sí un debilitamiento de sus valores. Por ejemplo, los fusileros, aunque reciben entrenamiento, ya no tienen la mentalidad del samurái de nunca retroceder, sino que si algo sale mal son los primeros en correr.
Otra cosa curiosa es que mientras que el resto del mundo profundizaba en la ciencia y los conocimientos generales, los japoneses seguían todavía anclados y enredados en su laborioso código de conducta y honor. Y esto es lo que llevará a su derrota.

Debido a que es más importante qué ocurre y el porqué a dónde los escenarios están detallados al mínimo. No hay muchas descripciones de Edo (actual Tokio) ni de los demás escenarios. Es algo que, más que echar de menos, me ha llamado la atención. Al igual que el autor tampoco desarrolla las costumbres más allá del código de honor y conducta. Quizás cuando haya más descripciones de lugares sea en los flashbacks, pero tampoco mucho. 
Pero esto no quita que haya otro tipo de detalles. Por ejemplos, las batallas están descritas con bastante precisión, así como las estrategias, armamentos y demás. 
Podría hablar más sobre esto, pero el problema radica en que, como ya he dicho, es la evolución del pensamiento japonés lo que verdaderamente importa en esta novela. Si sigo comentando sobre este tema podría fácilmente arruinar la lectura a alguien.

En cuanto al amor es algo curioso. Hay un par de historias de amor que "bailan al son" de una principal. A medida que avanza la historia, estás historias se entrecruzan, dando resultados bastante interesantes. Por el contrario, las escenas de sexo explícito brillan por su ausencia, habiendo muy pocas y muy sutiles.

La forma de narrar me ha gustado bastante. Muy occidental para el nombre del autor, pero la explicación es que es norteamericano de padres japoneses. Es fluida y no muy compleja, menos cuando se lían un poco los flashbacks con la historia -quizás hubiese sido bueno poner algo que lo identifique, además del doble o triple espaciado-. Se lee de forma amena gracias a los personajes, con los que se darán situaciones desde ridículas hasta de gran amor (hay una en concreto que tiene más amor y romanticismo en sus dos páginas que muchos libros en cuatrocientas). Es una lectura que consigue atrapar al lector, o por lo menos a mí sí que me secuestró (leí anoche desde la 360 al final).
Sí he echado en falta en algunos aspectos que se expliquen más los objetos cotidianos. Por ejemplo, gracias a otras lecturas sé qué es un obi, pero quizás otro lector no. O qué diferencias hay entre la katana, la wakizashi o el tanto.
Y hablando de katanas. Si algo no me ha gustado del libro, o mejor dicho, de la edición, es ver estas tres palabras: catana, quimono y sogún. Que sí, que la RAE las acepta y define. Pero no me pega que se ponga en un libro con numerosos términos japoneses, sobre todo "catana".

Como conclusión, un estupendo y fantástico libro para mí. Aconsejo este libro a todo el mundo, en especial a los amantes de la historia, tanto desde el punto de vista social como el global, a los amantes del mundo japonés, y a aquellos que buscan una novela histórica que no solo tenga batalla, sino que estas están relegadas a un lugar secundario.

Sobre el autor

Para conocer más sobre la vida y obra de Tahashi Matsuoka, haz clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario