jueves, 7 de mayo de 2015

#157. El Fin del Mundo vendrá del Este (Atila I), de William Napier

Editorial: La esfera de los libros
Páginas: 516
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788497346863
Precio: 10,00 €

Sinopsis

En el amanecer del siglo V, Roma se tambalea al borde del abismo. El gran Imperio que otrora dominara el mundo occidental se muestra vulnerable a sus antiguos enemigos: las tribus bárbaras de vándalos y visigodos que presienten que su tiempo ha llegado. Sin embargo, son peores los rumores de un nuevo poder que surge en el Este. Una nación de feroces guerreros a caballo, los hunos, aterroriza la frontera.

El joven Atila, nieto del rey de este pueblo, vive como rehén en el palacio imperial de Roma para que su abuelo se mantenga fiel a su alianza con el emperador romano. Su único sueño es escapar y llegar a las llanuras de Asia central, donde no hay muros y hombres y caballos, como un mismo ser, cabalgan en libertad.

Reseña

El segundo regalo que me hizo mi hermano el año pasado por mi cumpleaños, y que no lo he podido leer hasta ahora.
Este libro, el primero de una trilogía, muestra cómo se forjó el corazón y los ideales de El Azote de Dios.

William Napier no escribe sobre cómo sucumbió Roma, al menos en este libro, sino que hace un recorrido desde la infancia de Atila cuando era un "cautivo" diplomático, es decir, una especie de aval que hacía que mientras estuviese bien, los hunos no atacarían a los romanos. A su vez los hunos tenían en su territorio a un muchacho romano, hijo de uno de los máximos mandatarios del ejército que marchaba bajo el águila, que en este libro no es importante, pero sí en el futuro.
Aquí empieza el periplo del joven e indomable huno, al que ya se le notan rasgos de lo que llegaría a ser en el futuro.

Los primeros capítulos se muestra el porqué de la situación de Atila, así como los problemas que le supone al joven huno vivir en la Urbe, y cómo puede soportar un muchacho acostumbrado a la libertad de las grandes llanuras en la gran pero concentrada Roma, y más cuando no puede escapar del palacio. Tendrá numerosos enfrentamientos debido a que posee una mentalidad diametralmente opuesta a la de los otros jóvenes cautivos, además de que la romana es una sociedad muy diferente a la suya: en la corte romana te sonríen mientras untan con veneno la daga que te clavarán por la noche. Es en estos capítulos cuando empieza a forjarse su carácter, a base de recibir golpes y levantarse.

A medida que avanza el relato, se vuelve cada vez más oscuro, acorde a los tiempos de la caída de Roma. Entran en juego conspiraciones, traiciones, algunas batallas, justas e injustas, asesinatos, e incluso profecías, que afectarán directa o indirectamente al protagonista. También en estas páginas se presentarán a los principales secundarios. Uno de estos secundarios llegará disputar en momentos su importancia en el relato con Atila. Pero, por supuesto, no todo es malo en el día a día de joven. Se establecen uniones entre los personajes, a priori invisibles, pero que hay que estar atento a la historia para no perdérselas. También se puede ver, a la vez, el lado más sangriento, salvaje y crudo de Atila, pero así como su buen hacer, su honor y, en el fondo, su  bondad.

Así sigue el libro, entre periplo y periplo, apareciendo nuevos personajes y despareciendo otros, que van alternándose en importancia. Y llegará un punto en el que el relato se divida como en dos historias: una con Atila y su fiel "sirviente", y Lucio, que es mi personaje favorito, todo hay que decirlo. Al fin y a cabo, a Atila lo mueve la venganza, su odio contra Roma y lo que representa, cosa que entiendo pero que a veces me queda frio; Lucio, en cambio, lucha por sus ideales, por juramentos que hizo, y al final, por su familia. Últimamente me gustan más los secundarios que los principales.

Bien, históricamente creo que está muy bien ambientado. No "domino" esta parte de la historia, pero para eso tengo enciclopedias de Historia, y la verdad es que están representados fielmente los años previos al fin de la gran Roma, como la ciudad va decayendo, tanto en valores como en poder.
Aunque hay algo que me sigue todavía picando, y es que en el libro aparece que a la muerte de Alarico I le sucedió Ataulfo I, su hermano, pero parécese que fue su cuñado. Sé que hay una costumbre de inventarse hermanos, o alterar un poco el orden familiar para dar sentido a la historia, pero no sé que "beneficio" sale de eso. Pero quitando eso, no le he visto ningún error gordo de índole histórica. 
Pero ojo, la parte de la infancia de Atila es totalmente inventada, pero no así la mayoría de los personajes. Esto es porque no hay constancia escrita de la infancia de Atila, por lo que Napier salta entre la Historia y la ficción para construir las relaciones con los personajes que marcarán su camino.
Por lo tanto, cuando me refiero a errores histórico hablo de anacronismos, situaciones o hechos futuros, etc.
"Después, horrorizado, Lucio vio que el muchacho, de nuevo moviéndose más deprisa de lo que ningún hombre habría sido capaz, dirigía tres estocadas rápidas y seguidas al cuello del guerrero comatoso. Le arrancó de una patada el casco, lo cogió por el pelo y con un cuarto de golpe de espada separó limpiamente la cabeza del enemigo. Lanzó un demoníaco grito de triunfo y, girando sobre sus talones, lanzó la cabeza cortada a la masa de guerreros godos que se amontonaban tras la empalizada. La cabeza sangrienta dio vueltas por el aire, con un trozo de espinazo colgándole grotescamente y una masa gris y escarlata saliendo del agujero del cuello que salpicaba el pecho y la cara de los aterrados guerreros."

El narrador es algo curioso. El lector lee el relato que escribió Prisco de Panio, un escriba, sobre la vida de Atila, en el 488 d.C, siendo interesante por la información que contiene sobre los hunos. Se podría considerar un narrador omnisciente, ya que a veces "conoce" o supone lo que piensa. Por otra parte, de vez en cuando mete cuñas de sus impresiones o si quiere hacer alguna aclaración. Se nota porque el estilo de la letra cambia.

Como es comprensible, la idea fundamental de la novela no es la caída de Roma, sino que es el crecimiento y la evolución del futuro rey de los hunos. Por lo tanto, Napier introduce numerosos personajes que influirán en su desarrollo, ya sean importantes o no, forjando Atila su destino por la toma de sus decisiones respecto a los distintos personajes, y a las situaciones que viva.
Los personajes me han parecido muy correctos, algunos mejores que otros, por supuesto, pero todos aportan algo a la historia. Quizás quien me haya resultado más insoportable sea Gala Placidia, no porque sea la "mala", sino porque su carácter me resulta insufrible. Atila también tiene momentos, para mí al menos, en los que se pienso "por favor, que no siga en este plan".

En cuanto a la forma de escribir, es un libro con un vocabulario extenso pero conocido, lo que permite una lectura amena, fácil y rápida, atrapando al lector si el temario es de agrado. Ayuda mucho que las explicaciones sean concisas y claras, sin grandes párrafos explicando un lugar; lo justo para "pasar" por los sitios por donde viajan los protagonistas.
También hay mucho detalle en cuanto a las batallas, sobre todo si interviene el huno, así como que las pocas escenas de sexo no son especialmente explícitas.

A modo de conclusión, un libro altamente recomendable para los amantes de la novela histórica, de las guerras y las batallas. Quizás deberían haber puesto otra portada porque con esta parece que Atila es un adulto, cuando en cambio es un niño. Una interesante forma de conocer a grandes rasgos un poco del porqué de la decadencia de la gran ciudad, y presenciar el nacimiento del futuro Azote de Dios.

Ya como dato, simplemente decir que Atila desciende, como todos los hunos, probablemente de tribus asiáticas -aunque es algo que se desconoce ya que no hay nada sobre sus orígenes-,  pero él es panonio. Panonia era una región que correspondía la parte occidental de la actual Hungría y la oriental de Austria. Con esto se puede entender que los godos sean sus principales enemigos.

Sobre el autor

Si quieres conocer más sobre la vida y obra de William Napier, haz clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario