lunes, 15 de septiembre de 2014

#133. El último sueño de Cleopatra, de Christian Jacq

Editorial: Planeta
Páginas: 416
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788408128823
Precio: 21,00 €

Sinopsis

«La reina estaba desnuda.Desde la terraza de su palacio, Cleopatra observaba, sin duda por última vez, su querida capital, la deslumbrante Alejandría. El viento suave de la noche no calmaba su irritación. Ella, la soberana de Egipto, tierra amada por los dioses, la cual había creído conquistar y la cual perdía, ella, la dueña absoluta de un rico país, ¡reducida a la soledad y a la impotencia

Así arranca una de las novelas más anheladas por los lectores de Christian Jacq tras largos años de espera y numerosas peticiones para que abordara el personaje de Cleopatra. Una novela en la que cobra vida la hábil estratega que liberó a Egipto del yugo romano.
La mujer cuya extraordinaria belleza, envuelta en oro y piedras preciosas, ocultaba una inteligencia y una ambición únicas. La seductora infatigable que enloquecía a los hombres. El gran amor de César. La leyenda personificada. El último sueño de Cleopatra es un retrato único de la majestuosa reina del Nilo por el maestro del género, el novelista y egiptólogo Christian Jacq.

Reseña

Una novela con Cleopatra VII como protagonista. Una Cleopatra como nunca se ha visto.

Hay numerosas novelas sobre la vida de la última reina del Antiguo Egipto. Posiblemente en la mayoría que tengan corte histórico la acción termina con el suicidio de Cleopatra. En cambio el espacio temporal de la novela es hasta la marcha de Julio César de Alejandría.

El libro empieza como dice la sinopsis, con una reina enfadada ante la inminente partida de su ciudad amada debido a que es odiada por todos, pero en especial por el consejo de regencia de su hermano pequeño Ptolomeo XIII Filópator. La historia se desarrolla siguiendo paralelamente a la Historia, pero metiendo algún elemento mágico, como el mago Hermes y las interacciones que tenía Cleopatra con los dioses.

A pesar de estar narrado, a mi juicio, de una manera muy clara, sencilla y cautivadora, el verdadero atractivo de la novela son los personajes. Numerosos protagonistas, todos diferentes a los demás, y casi siempre con más de un tipo de carácter, dándole a las relaciones entre los personajes una riqueza gigantesca. Para esclarecer esto, está Julio César, el gran imperator, el bárbaro carnicero y conquistador para los alejandrinos, capaz de estar en actitud romántica con Cleopatra siendo un caballero y dos páginas adelante amenazar a otro personaje con cortarle la cabeza. Está, por supuesto, Cleopatra, que posiblemente sea el personaje más complejo, con una gran cantidad de sentimientos y capacidades encerrados en su joven cuerpo: ira, fortaleza, tenacidad, inteligente, ambiciosa, indomable,  capaz de dirigir un ejército sin conocimientos militares, solo con sus palabras...incluso fría, pero también es capaz de amar, de preocuparse por los que quiere. Apolodoro, el chambelán de Cleopatra, que a sabiendas que los planes de su reina les puede llevar a la muerte, la sigue con un convencimiento digno de admiración. El incuestionable y dado a las desapariciones mago Hermes, que tendrá su peso en la historia, aunque no de continua. Y puedo rellenar muchas líneas con todos los personajes.

La cantidad de personajes distintos que posee la novela es abrumadora y todos son importantes para la historia, aunque aparezcan en dos líneas. Se ha solucionado en gran medida el problema de que todos los personajes se junten en una misma escena con temas cortos y definidos, sobre todo al principio. Por ejemplo, están por un lado los capítulos con Cleopatra como protagonista, otros con Julio César, otros con Ptolomeo XIII y sus regentes, con la alta sacerdotisa, e incluso con los judíos. Sólo cuando César es atacado en Alejandría, numerosos personajes van a interaccionar entre ellos, pero ya ha dado tiempo para situarlos a cada uno en su lugar correspondiente. Me permito decir esto solamente porque es Historia, se puede encontrar en cualquier libro sobre el tema o en internet.

Pero si tengo que quedarme con dos personajes, los que más me han gustado son Viejo y Viento del Norte, una extraña pareja de la que solo puedo decir que su relación es cuanto menos curiosa y divertida. Por el contrario, Carrión, la criada de Cleopatra, y Ptolomeo XIII los he encontrado exageradamente insufribles, dándome muchas ganas de que desaparecieran del relato. A modo de explicación, Carrión es una sirvienta acostumbrada al lujo que cuando Cleopatra tiene que abandonar la ciudad se va con ella, pero añora en exceso los lujos. Y Ptolomeo XIII, el hermano menor de la futura reina, es un crio malcriado y consentido por sus regentes que solo a raíz de la aparición de César empieza a evolucionar. Pero hasta ese entonces me fue profundamente exasperante. Y esto es una opinión personal mía, no tiene por qué compartirla nadie más.

Cleopatra y César, de Jean-Léon Gérôme, 1886
«Cleopatra lo fascinaba: las adversidades no hacían mella en su determinación, y su juventud no la 
privaba de madurez. Aunque hubiese nacido en un establo, habría sido reina. Cruzarse en el camino de 
un ser excepcional era un privilegio que no quería desperdiciar. Mejor morir al servicio de una mujer de 
ese temple que morir en la mediocridad.»

¿Por qué me he entretenido tanto con los personajes? Pues por lo dicho arriba: creo que la fuerza de la novela son los personajes. A pesar de que la descriptiva es magnífica, pudiéndose imaginar toda la escena con lo descrito, no deja de ser un libro histórico y estos tienen un pequeño problema: si son fieles, se conoce el final. ¿Cómo se soluciona? Dándole a los personajes mucho más peso en el relato que a la propia historia. 

Si se resume el libro de forma histórica, Cleopatra es exiliada en Siria, intenta recuperar el poder reclutando un ejército, aparece Julio César poniendo paz, la paz dura poco, comienza una guerra dentro de Alejandría, muere Ptolomeo XIII y César se va a combatir a los seguidores del difunto Pompeyo. Pero Jacq, por medio de pequeños capítulos y un narrador es omnisciente, hilvana la historia con paciencia, haciendo que el lector empiece a tener sentimientos hacia los protagonistas y su situación, y creando las escenas de una forma que parece que se puede alejar de la historia. Personalmente viví la batalla de César en Alejandría con incertidumbre de la supervivencia el imperator, aún a sabiendas de que muere asesinado años más tarde en Roma.
Es por esto por lo que he sido capaz de leerlo seguido, bebiéndome en una noche más de 160 páginas. a pesar de saber cuál será el final. En el epílogo se comenta de forma escueta los sucesos una vez César se fue de Egipto.

Yo he agradecido una novela de este estilo, pero es probable que alguien que vaya buscando una historia desarrollada propiamente dicha, con muchísimas escenas, lugares y situaciones distintas, acabe decepcionado con el libro debido a que le puede saber a poco. Como dice la sinopsis
«El último sueño de Cleopatra es un retrato único de la majestuosa reina del Nilo», pero no solo de Cleopatra, sino de prácticamente todos los personajes.

A modo de conclusión, un más que interesante libro cuya protagonista es la más famosa reina de Egipto, del cual se puede sacar cómo estaba la sociedad egipcia durante su juventud y reinado, las interacciones con Roma y cómo surgieron. Un libro para los amantes del país de las Dos Tierras que no les importe tener una historia larguísima o unos personajes importantes.


2 comentarios:

  1. La tengo en mis "pendientes" desde no se cuando esperando un hueco :)

    Bs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues como mínimo desde el inicio del verano, ¡así que va siendo hora de ponerse con ella!
      Ahora en serio, a mi personalmente me gustó mucho, posiblemente también porque se aleja de lo que estaba leyendo últimamente.

      Espero que la disfrutes :)

      ¡Un beso!

      Eliminar