martes, 15 de abril de 2014

#110. Antártida, 1947 (Tecnología Nazi II), de Felipe Botaya

Editorial: Nowtilus
Páginas: 368
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-9763-329-1
Precio: 19,95 €

Sinopsis

La Operación Highjump fue una operación del ejército estadounidense que, dos años después del fin de la guerra, movilizó numerosos barcos de guerra y tropas a la Antártida, el objetivo era probar el armamento en condiciones de extremo frío: ¿por qué probaron el armamento en el extremo opuesto del mundo y no en Groenlandia o en Alaska? ¿Por qué se ocultaron las bajas y los desperfectos? ¿Por qué una operación que se planeó para un año duró dos meses? ¿Por qué la Operación Highjump sigue siendo material clasificado y los seguirá siendo hasta 2035? Felipe Botaya, un experto en tecnología nazi, nos presenta una novela de alta calidad literaria y con una base histórica perfectamente documentada.

El punto de partida de Antártida 1947, la guerra que nunca existió es el descubrimiento de una serie de submarinos nazis en las costas argentinas meses después del final de la Segunda Guerra Mundial, Patrick Malone, un capitán de submarinos estadounidense, deberá llevar a las costas de EEUU un submarino revolucionario. Gracias a ello descubrirá la existencia de la Base 211, el último reducto nazi que se niega a aceptar el final de la guerra y continúa desarrollando unas armas que hasta entonces no se habían visto. Malone deberá infiltrarse en la Base nazi y desde allí apoyar una operación bélica cuyo fin es exterminar el último reducto nazi.

Una novela que es imposible que deje indiferente al lector, por su calidad literaria, por la hondura de sus reflexiones sobre la guerra, por si ritmo vivo y porque la polémica tesis que defiende está perfectamente documentada con datos y con material gráfico.


Reseña

Una novela sobre un periodo muy desconocido y clasificado de la historia. 

Operación Highjump. ¿Alguien ha oído hablar de ella? Si os metéis en Wikipedia, por ejemplo, apenas viene información. ¿Por qué? Muy sencillo. Es información clasificada por los Estados Unidos, pudiendo salir a la luz en 2034. Y os preguntaréis: “¿Esto es un libro histórico? Sí y no. El marco temporal de la novela, sí. Incluso varios personajes son reales, y han pasado a los anales de la historia. Otros muchos en cambio no son reales. Que no sea un libro histórico propiamente dicho es por culpa de lo dicho arriba, es material clasificado. Felipe Botaya, para construir esta novela, se ha empapado de libros cuyo contenido no es 100% seguro; a ojos de los americanos es un tema prohibido. ¿Qué conclusión podemos sacar? Que no hay forma de saber si lo que escribe es verídico o no. Por ello, en las etiquetas van a aparecer “ficción” e “histórica”. 

Bien, sobre el libro. La novela hace un barrido desde la Segunda Guerra Mundial hasta el 1947, pero también explica el motivo de este conflicto, y para ello se remonta a la Primera Guerra Mundial y antes. La narración mezcla la historia de los personajes con los sucesos históricos. Me explico. Después de una reunión del protagonista con su superior, el autor explica –a modo de libro de historia-, como es la vida en la base naval, su importancia para América en la guerra y qué es actualmente, sin protagonistas. Estos saltos entre la acción y los hechos históricos al principio descolocan bastante. No voy a negar que están redactados de una forma comprensible para todos y no se hace pesada. Pero podría haber hilvanado el argumento principal con los hechos mediante una carta, un informe, un algo, y no que pase de una reunión a hablar de la base naval. 

Gran parte de la acción se desarrolla en el submarino alemán. Esto hace que en muchos tramos, los tecnicismos sean abundantes. Sobre todo a la hora de batallar, a mi me costó un poco entender todo debido a los términos bélicos que para mi eran desconocidos. Pero yo prefiero que sea así. Es como si en vez de decir “estribor” y “babor” digan “derecha” e “izquierda”, siendo una novela naval no queda bien. Es posible que el diccionario e internet tengan que ser consultados varias veces. 

Se nota a la legua que Felipe Botaya ha hecho un estudio en profundidad de las tácticas de guerras, así como de todo los armamentos nazis y americanos. Son explicados al detalle, e incluso de algunos, cuentan cómo fueron creados o descubiertos, y no meramente su funcionamiento. Hace también un seguimiento a varios personajes, sobre todo nazis, contando cómo escalaron en el poder y cuáles fueron sus méritos. Con ciertos personajes hay giros de argumentos bastantes interesantes e inexperados.

La historia en sí está bastante trabajada: un capitán de submarinos que tiene que llevar un submarino nazi que le saca muchos años en tecnología a los estadounidenses hasta una base naval americana, y luego ser una de las principales armas para acabar con los nazis que se han asentado en la Antártida. Después, varios personajes cogerán más o menos importancia, pero siempre manteniendo en primer plano a Patrick Malone, el capitán de submarinos. 

Descriptivamente hablando, están muy detallados los lugares. Pero no en cómo son –ya que muchos de los lugares es simplemente el mar o hielo-, sino en todo lo relacionado con la navegación: todo tipo de coordenadas, de topología, geología… Más que una descripción de cómo es una isla, nos ofrece un informe de la misma. En ciertas partes viene bien, y en otras no tiene la mayor importancia. 

Soldado norteamericano despidiéndose de su familia antes de sus 
misiones en Afganistán.
"Todos los demás también se fueron despidiendo de sus familiares y subiendo a bordo. 
Clark se acercó a Patrick.
-Capitán Malone, quiero que regrese. ¡Es una orden!
También se abrazaron en la despedida. [...]. Luego, Clark subió a la cubierta del submarino 
donde estaban todos en fila esperando poder despedirse del vicealmirante."

En cuanto a los personajes, se ven claramente tres tipos de conductas. Aunque todos sean soldados, a algunos les afecta lo ocurrido, y no puede evitar pensar en ello. Otros son casi máquinas; orden que les mandan, orden que ejecutan sin cuestionarse ningún tipo de moralidad. Y luego está más o menos el que puede mediar entre ambos frentes. Más allá, no se mete en exceso en los pensamientos de cada personaje más allá de lo que concierne la misión. Los toques románticos son muy escasos. 

Durante toda la novela hay un tema moral que predomina. Este tema es el obedecer sin pensar en la moralidad de la acción. Estados Unidos es capaz de atacar a los aliados simplemente para que crean que son el enemigo y llevar a cabo su plan. Y también se ven en ciertos personajes, que tratan las vidas de los soldados como herramientas, y no como personas. El final tiene que ver con esto. Personalmente no me gustó nada. Pero no porque no estuviese mal escrito. No. Es porque era tan real, tan verosímil, que me dio hasta asco pensar cómo tratan a los soldados en EEUU. 
Bueno, por todos es conocidos que miles de veteranos de la Marina de los Estados Unidos son vagabundos. 

Las batallas están bien narradas e hiladas. Le mete un poco de emoción y tensión que está bastante bien, pero si luego hay algo de historia se puede perder el hilo. Algunas de las batallas son verdaderamente cruentas y sangrientas; no hace falta que el autor ponga muchos detalles, es demasiado fácil de imaginar. 

Personalmente, ha sido un libro que me ha enganchado y desenganchado demasiado rápido. No he seguido una línea lógica en este sentido. Había veces que me enganchaba y no podía soltarlo, y otras que a lo mejor no tenía la necesidad de leer nada de él en días. 

Es un libro que recomiendo fervientemente a los amantes de las Guerras Mundiales, así como a los forofos de los submarinos y armamentística militar en general

No hay comentarios:

Publicar un comentario