jueves, 27 de febrero de 2014

#99. El Designio de las Dreias, de Ariane Apodaca López

Editorial: Círculo Rojo
Páginas: 478
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788490506042
Precio: 18,00 €

Sinopsis

Tras la muerte del rey Volney, su heredero Varik reúne a los monarcas del Mundo Conocido en la ciudad de Thanbarak para honrarle. Ningún invitado es esperado con más ansia que su hermana Sari, esposa del rey Bhron de Norehem. La reina tiene una hija con la que Varik desea casar a su primogénito y plantar así la semilla del sueño al que todo rey de Thanbarak ha aspirado desde tiempos del Rey Viejo: aunar los seis reinos del Mundo Conocido bajo una sola corona. La suya.

Sin embargo, antes que él, en una noche de luna negra, las Dreias profetizaron un futuro muy distinto para la hija del rey salvaje.


Reseña

Si tuviese que resumir el libro en pocas palabras serían: una novela con temática estilo Juego de Tronos, pero con una prosa quizás no tan fuerte ni escenas tan bastas.

A pesar de lo que mucha gente cree, Juegos de Tronos no ha innovado nada. Hace mucho tiempo que ya existían ese tipo de libros, pero era un género que solo gustaba a freaks del mundo medieval (como yo).
Este libro que os presento tiene en sus páginas lo mejor de una temática apasionante –espadas, distintos reinos y costumbres, guerras…- pero con una forma de escribir más bonita, a mi juicio, que la de George R .R. Martin. Esto es totalmente una opinión mía que me permito soltar aquí.

Como suele ser normal, este género presenta dos o más “reinos” dentro de un mismo continente o isla. Suele haber, como mínimo, un pueblo bárbaro y uno “avanzado”; algo así como Bizancio y los vikingos. Pues bien, en esta novela son seis reinos los que están en disputa, cada uno con sus propias costumbres y forma de ver el mundo, que tarde o temprano se enfrentarán.
A pesar de que a simple vista puede presentar mucho juego, el género tiene el problema de estar muy limitado. A parte de líos de palacios, guerras, escaramuzas, alguna que otra aventura amorosa e intentos de discursos diplomático, el género no puede ofrecer más. Por ello es de vital importancia que el libro esté bien escrito, que atrape, que compense sus carencias en cuanto a flexibilidad de la temática con una forma de escribir que merezca la pena. Y eso es lo que esta joven autora nos regala. 

Bien, sobre la novela. Honestamente me resulta difícil de creer que sea su primera novela. Sé que no es la primera vez que digo esto de un autor, pero es que aún me resulta difícil de comprender que en la primera novela parezca que lleva mucho tiempo escribiendo. Eso se traduce en que los jóvenes escritores están pisando fuerte y que presentan un tremendo potencial.

Como he mencionado arriba, la novela presenta seis países entre los cuales hay un acuerdo de no agresión, que como pasa siempre, será quebrantado con la muerte de un rey pacifista y la subida al trono de uno bélico. El libro gira en torno a todo lo que hacen los distintos países, o mejor dicho, los distintos personajes para intentar que la guerra se produzca o no.
Desvelar más sería un spoiler demasiado grande por lo que en ese sentido me quedo aquí.

Me ha llamado poderosamente la atención diversas cosas de la novela, como una mención al Taj Mahal –no sé si a posta o no,- así como la idea rara de ver de un pueblo de guerreros que aman la vida y la paz, pero que la guerra está tan arraigada en su cultura que las mujeres son educadas en el arte de la guerra como los hombres. Si su rey va a la guerra, van todos.
Otro cosa que me ha llamado la atención es que la autora ha puesto a cada país un rey con carácter y forma de ver las cosas distintas: uno no se considera superior a nadie aun habiendo sido elegido rey por su pueblo, otro es un pusilánime que solo sabe de cobardía, otro es un sanguinario que quiere someter a todos bajo su yugo, otro es un vasallo del sanguinario, otro es un rey que odia a su hijo y solo puede hacer lo que otros digan, y el último es tan viejo que todo lo que le hagan le da  igual e intenta hacer lo correcto.
Así mismo, hacía mucho tiempo que no veía tan bien diferenciados a soldados y a los guerreros.

Esto es algo que me ha encantado de la novela, que cada personaje es un mundo, independientemente de su relevancia para la historia. Piensan, sienten, hacen planes de futuro a pesar de que no se sabe si dos páginas más tarde estarán muertos.  Dotados de una gran humanidad, en pocos libros se ha visto a reyes llorar, o peleas y bravuconerías de los pequeños en una mesa –como las que me recuerdan a mi infancia-. Otra cosa difícil de ver en libros es la cuestión de la familia: unos tan amantes de sus familias, de estar todos juntos; otros solo la quieren ver muerta. Además, plantea la pregunta de si el amor excesivo por un lugar es bueno o no.

En cuanto a esto, es una novela en el que las espadas mandan, por lo que van a morir personajes. Es algo que hay que saber antes de leer este tipo de libros: es muy posible que tu personaje favorito no siga en un libro siguiente. Debido a la humanidad de la que he hablado antes, es posible que los héroes sean los primeros en caer. Es algo que odio y me encanta de estos libros: muestran que el protagonista y héroe puede ser “cualquiera”, pero suele ser corto su camino y grandes sus hazañas.

Fotograma de la serie Vikingos
«-¿Cómo puedes conocer todos sus nombres?
-Ellos conocen el mío - respondío Bhron sin ortorgarle mayor importacia.
-Pero tú eres el rey de Norehem.
-Procura que la gente te respete siempre por quien eres, Bhreannon, no por el 
miedo que un título les inspira. Sólo así es verdaderamente poderoso un rey.»

Sigamos. Como ya he dicho más de una vez, este libro a mi juicio está escrito de mejor manera que otros de su estilo. Eso se traduce en unas descripciones detalladas y precisas de todo, pero que a veces pueden ser demasiado densas, pudiendo abrumar al lector. Esto pasa sobre todo al principio de un tema en el cual ha cambiado totalmente el hilo de la historia. Me explico: termina un tema, por ejemplo, sobre la guerra. El siguiente tema empieza hablando de un rey que no está contento con el trato. Pues antes de meterse en el meollo del asunto, te cuenta dónde está, cómo está, sus tradiciones, su cultura, su pasado, etc. Esto es bueno y malo, como ya he dicho. Bueno porque están muy bien descritas, usa un lenguaje culto pero sencillo –no parece su primera novela ni por asomo- y se entiende muy bien todo, pudiendo recrear en la mente lo que nos quiere transmitir Ariane. Malo porque a veces está tan bien detallado que puede ser demasiado denso. Personalmente yo no tengo problema en que sea un poco más lento, pero puede que otra persona no opine igual.

Si se juntan una gran capacidad para describir escenarios y forma de pensar de las personas con unos personajes muy humanos, lo que sale de ahí –siempre y cuando se escriba bien, que es el caso- son muchas escenas con un gran contenido sentimental.
Algunas son odas a la amistad, al compañerismo entre hermanos de espadas, a la familia; otras hacen que el lector sufra con lo que lee; otras hacen que te entren ganas de reír… Es algo que me ha impactado. El ser capaz de hacernos total y absolutamente partícipes de los sentimientos de los personajes y de sus emociones en todo momento no es algo que consiga en la primera novela mucha gente. Así que ya solo por esto le doy mi enhorabuena.
Debo reconocer que algunas situaciones me han partido el alma, y otras me han hecho recordar mi infancia.
También me ha causado cierta sorpresa el ver que no hay relaciones amorosas como tal. El amor de padres por sus hijos, y el amor a personas ya muertas es lo que tiene de romántico el libro (quitando alguna excepción).

La forma de escribir. Como he dicho, tiene un vocabulario amplio pero sin complicaciones; no se mete con florituras ni recursos literarios raros. El problema viene del idioma que ella se ha inventado –supongo-. No porque sea incomprensible y estén plagadas las páginas de palabras que no habíamos visto en la vida. El principal hándicap radica en que en la novela hay una lengua común, por decirlo de alguna manera. Pero, evidentemente, cada país habla la suya. ¿Qué ocurre? Que para ciertas cosas, sobre todo los nombres de las distintas regiones y nacionalidades, son dichos en muchos idiomas, usando la autora indistintamente unos y otros, por lo que las primeras páginas pueden llegar a ser muy caóticas. En ese sentido he echado en falta un glosario o un anexo donde se explique un poco estas palabras.

Así mismo, he de comentar una cosilla con las comas. Posiblemente no sea el más indicado pero debo de hacerlo. A veces se para demasiado la lectura por tener muchas cosas, y en cambio otras no deja pararla y encadena frases y frases. Como ya he dicho, seguramente no sea la persona idónea para decir eso.

Como final. Al principio del todo, cuando tenía el libro por primera vez en mis manos y leí la sinopsis, ésta no me convenció. Daba a entender un mundo de guerras y bárbaros pero ya está. Cuando avancé en el libro, tampoco entendía el título. Pero hay dos páginas, solamente dos, en la que uno se da cuenta que es el mejor título posible.
Después de haberlo leído pienso que esa sinopsis es más propia de una saga que de un libro en concreto. Y con esto vengo a anunciaros que habrá segunda parte (lo imaginaba por el final, pero he preferido consultar a la autora, y et voilà, ahí está la confirmación).

Como siempre, todo libro merece ser recomendado para leer. Y este no es menos. Pero creo que disfrutarán más de él lectores a los que les guste el tema de espada y batallas entre países, así como sus intrincadas relaciones.
Un buen libro que augura un futuro a su joven escritora. Me conformaría con que el segundo fuese la mitad de este. Con eso ya merecería la pena leerlo.

Sobre la autora

Para conocer más sobre la vida y obra de Ariane Apodaca, pinchar aquí.
 

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por la reseña José. La verdad es que cuando la leí por primera vez el jueves me dejó sin palabras y todavía hoy me cuesta encontrarlas para escribir este comentario.

    Me alegro mucho de que hayas disfrutado tanto con la novela y que sus personajes te hayan transportado a tu infancia y te hayan hecho sentir tantas cosas. Saber eso hace que todas las horas y todos los borradores que se necesitan para escribir una novela merezcan la pena y me anima mucho para volver a empezar todo ese proceso de nuevo :)

    Muchas gracias por apuntar la necesidad de añadir un glosario. Tenía pensado hacer un video o algo similar para explicar sobre todo el idioma de Glwynd en la página de Facebook del libro, porque es el idioma por el que los lectores más me han preguntado, pero no me había parado a pensar en el resto de idiomas o palabras que aparecen. Lo apunto para próximas ediciones o siguientes partes ;) y subiré algo al Facebook para aclarar un poco más todo esto :)

    Sobre las comas, te doy toda la razón. Supongo que es cuestión de estilo y a mí particularmente no me gusta utilizarlas mucho y eso se ha notado en la edición por lo que tú comentas, en algunos sitios igual para equilibrar la falta de comas hemos puesto más de la cuenta...

    Por cierto, creo que eres de los pocos lectores que han descubierto la mención encubierta al Taj Mahal :) En cuanto a la falta de romanticismo, el ritmo de la historia, el breve periodo de tiempo que abarca y los acontecimientos pedían ir por otros derroteros, pero habrá más en la segunda parte ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muy buenas!

      Antes de nada, no me digas José. José es mi nombre, pero si me hablas dime Jose. Así no suena a que tengo 60 años (XD).

      No me des las gracias por una reseña. Soy una persona honesta y lo que está arriba no lo he puesto para que me digas que te ha gustado mi reseña. No. Está puesto como lo siento. Y si el libro no me hubiese gustado, estaría puesto arriba.

      Lo del glosario es que viene muy bien. Creo que el primer libro que leí con glosario fue Eragon, y con tantas palabras raras ayudaba.

      La comas es algo que a mi me dan dolor de cabeza. Porque a lo mejor donde para mí debe de haber una pausa, para ti no. Siempre estamos discutiendo mi colaboradora Stephanie y yo sobre como poner las comas. Así que imagínate :)

      Lo del Taj Mahal me alegra saberlo :) Y puedo ir más allá. En una de las pirámides de Egipto, a su arquitecto jefe le quitaron los ojos para evitar que viendo la pirámide pudiese hacer otra igual después de haberle quitado todos los planos. Me decidí por el Tah Majal por la frase que muestra toda la majestuosidad del palacio.

      Y en cuanto a lo del romanticismo. Lo puse porque tenía que decirlo, pero estoy de acuerdo contigo. Meter ahí una relación amorosa hubiese sido un error. En un mundo donde las alianzas matrimoniales dan más tierras que la guerra, si metes el amor debe ser el amor de un/a héroe/ heroína por su amand@ o es un amor de búsqueda, o de venganza por la muerte de alguien.

      Lo dicho, me alegro que mis palabras te den un poco de ánimo más para seguir. Y ya sabes, están puestas porque las siento.

      Muchas gracias por tu comentario.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Gracias por presentárnoslo, no lo conocíamos, aunque ahora mismo nos apetece leer cosas más ligeras (la fantasía épica nos suele resultar muchas veces un poco densa).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas!
      Realmente, dentro de lo denso del mundo épico, este puede ser de los más ligeros. Yo lo recomiendo encarecidamente.

      ¡Un abrazo, y gracias por comentar!

      Eliminar