lunes, 18 de noviembre de 2013

#88. Salamina, de Javier Negrete

Editorial: Espasa
Páginas: 539
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788467026672
Precio: 19,95 € 

Sinopsis

Siglo v a. C. La joven democracia ateniense se enfrenta a un terrible desafío. El gigantesco Imperio Persa pretende destruir Atenas y conquistar Grecia. En ese momento decisivo aparecerá un hombre, un genio, un visionario: Temístocles.

Él será el hilo conductor de esta deslumbrante novela que, cimentada en la historia,  tiene el aliento de la tragedia y la fuerza de la épica. Desde la carga suicida de los atenienses en Maratón a la batalla de las Termópilas, pasando por la fabulosa ciudad de Babilonia, todos los hilos de la trama desembocan así en la jugada maestra de Temístocles: Salamina, la mayor batalla naval de la Antigüedad y el lugar donde se dirimió el futuro de nuestra civilización.

Javier Negrete recrea este momento irrepetible con un ritmo magistral y dota de vida a un elenco inolvidable de personajes, entre los que destaca Artemisia, reina de Halicarnaso, griega de nacimiento, aliada de los persas y cuyo corazón se convierte también en un campo de batalla inesperado.

Reseña


Posiblemente, el mejor libro histórico que he leído, e indudablemente, el mejor del mundo helénico.

A pesar de su nombre, el libro no se centra solamente en la crucial batalla de Salamina, como yo también creía. El marco principal de la historia está encuadrado en el periodo de las Guerras Médicas (más concretamente, las dos primeras), que empiezan con la Batalla de Maratón en el 490 a.C  y termina con Salamina en el 480 a.C. Todo transcurre de tal manera que en el futuro más inmediato o el más lejano, lo ocurrido tenga que ver con el protagonista Temístocles, guerrero, político y para mí, uno de los hombres más importantes de Historia occidental.

Temístocles junto con una gran cantidad de personajes, como pueden ser Leónidas I, Milcíades, Cimón, Darío I, Jerjes, Artemisia, Fidípides y muchos más, formarán parte de esta increíble novela, que da una visión global y muy documentada sobre este interesante periodo por desgracia muy desconocido por la gente debido a que solo se acuerdan de la Batalla de las Termópilas (y eso que no es la gesta más importante).

Las batallas de Maratón, las Termópilas, Artemisio, Salamina. Estos son los conflictos de las dos primeras Guerras Médicas (Maratón de la primera, el resto de la segunda), y en ellas se va a centrar el libro. De estas batallas, históricamente muy importante es Salamina. Maratón solo supuso el inicio del sentimiento de Atenas de poder vencer a los persas. Y las otras dos supusieron la antesala a Salamina. Me permito este mini “spoiler” más que nada porque es un libro histórico. Si os metéis en Wikipedia, o en cualquier otro sitio, podréis comprobar el desenlace. Aunque en la novela se “vive” mejor.

De estas batallas, como ya he dicho, solo se acuerdan de las Termópilas y probablemente, con la secuela de los 300 la gente conocerá a Temístocles y la batalla naval de Artemisio. Para mí es un poco “triste” - espero que nadie se ofenda-  de que se conozcan este tipo de acontecimientos solamente por el cine. Y si por lo menos el cine fuese fiel a la historia… Por poneros un ejemplo: en 300, luchan miles de persas contras trescientos espartanos. Error. Luchan unos cinco o seis mil soldados griegos de los cuales, sí, trescientos son espartanos, y sí, Leónidas combatía con ellos.
Este libro ayuda a ver el mundo griego – persa de esta época de forma ordenada, cronológicamente correcta y mostrando dentro de lo posible, la verdadera historia, lo que ocurrió de verdad. O mejor dicho, lo que se cree que ocurrió de verdad.


Pintura de Fidípides llegando a Atenas (Luc-Oliver Merson (1869))
“¿Que qué significa?- dijo el anciano ciego […]-. Ese toque es inconfundible, hija mía. Es el sonido más 
dulce que puede cantar el bronce de una trompeta guerrera. Cinco notas para cinco sílabas.- El anciano sonrió, 
recordando viejos tiempos-. Significa: Nenikékame ”


Temístocles, Milcíades, Leónidas I frente a Darió I, Jerjes I, Artemisia, Mardonio… ¿Buenos versus malos? No. Y eso me ha encantado. Negrete no nos describe a los griegos como paladines de la justicia y a los persas como bárbaros. Ni de lejos es eso. No nos “vende” a Temístocles como un político y guerrero de honorables acciones, ni a Esparta como la nación más justa, ni a Jerjes como un bárbaro sin conocimiento.
Hace algo que me gustó mucho. Nos da a conocer el lado bueno y malo de cada personaje para que el lector, si tiene algún preferido, pueda elegirlo a sabiendas de que ha hecho cosas no muy loables.
Por poneros un ejemplo: Temístocles está considerados como uno de las grandes mentes de la Antigua Grecia, un buen guerrero y un buen general. Posiblemente uno de los políticos más grandes de la historia, capaz de hacer mover y cambiar la mentalidad de un pueblo con costumbres tan arraigadas y tan pasivo como el ateniense. Pero nos muestra también todas las artimañas que ha usado sin escrúpulos, desde mentiras a sobornos, pasando por causar desgracias a gente que se interponía ante él. Y esto es algo verídico.
Otro puede ser Leónidas I. Un ejemplo de valor y pureza manchado con ciertas situaciones que ponen en duda el honor de Esparta. Haciendo un inciso. ¿Por qué Esparta (que tenía un gobierno de diarcas (dos reyes)) manda a trescientos soldados solo, que fueron escogidos por Leónidas entre su guardia personal junto con él mismo, cuando podían enviar muchísimos más sabiendo que los persas estaban asustados por su presencia? Estoy de acuerdo con Javier Negrete, Esparta podría haber hecho mucho más en esa batalla y en otras aunque no se le puede achacar nada a Leónidas, que hizo realidad la profecía del oráculo de Delfos.
Cambiando de bando, tenemos a Jerjes I. Se nos presenta como un soberano autoritario que sabe reconocer el valor en combate, que sabe lo que hace en cada momento. Seremos testigos de su evolución junto con la griega jonia Artemisia, cuyo corazón tendrá que luchar contra su cabeza y sus obligaciones como vasalla del Gran Rey de Reyes.
No os quiero destripar más, pero como ya he dicho, cualquiera de estas cosas las podéis encontrar más o menos con dificultad en un libro (concreto de este periodo, claro está).

Es una novela magistralmente documentada e hilada. Parece muy sencillo tomar datos históricos y ponerlos en una novela, ¿verdad? Yo pienso que es de lo más difícil debido a que si no sabes cómo hilar y unir esos datos y acontecimientos lo único que tendrás es otra definición de las batallas, como si se cogiese una enciclopedia y se buscara “Salamina”.
“Magistralmente documentada” lo digo porque la bibliografía es muy extensa (como se puede observar al final del libro), y la nota histórica es digna de leer y releer (como ya he hecho). Cuando empecé esta novela, me pareció un trabajo propio de Heracles montar este relato. Una vez acabado no tengo palabras. Solo puedo decir como amante de este periodo que soy: “Gracias por este libro”.

Uno de los mejores libros históricos que he leído, sin dudas. Pero su lectura no está exenta de esfuerzo. Al ser un libro sobre los persas y los griegos, y sobre todo si está bien documentado, es un relato denso, de lectura en ocasiones lenta. Palabras en griego, en persa, palabras del ámbito militar, del ámbito naval, incluso de la política, costumbres o simplemente objetos y medidas cotidianos.  Es muy rico en términos griegos, explicando el autor lo que es. El problema viene, generalmente, cuando avanza el libro y te aparece una palabra que salía en las primeras páginas. O la buscas o es posible que se pierda el lector.
A pesar de todo esto, es algo que agradezco. No concibo un libro histórico sobre acontecimientos bélicos que no usen tecnicismos militares, ni palabras propias del marco temporal en el que se desarrolla la novela.

Quitando esa terminología “extraña” para nosotros, el resto de la escritura es fluida, precisa, en ocasiones hasta poética. Los personajes se expresan en función de su clase social y las circunstancias, llegando a ver diálogos de varios personajes y cada uno con su forma de hablar.

Las descripciones son fantásticas, ponen en situación y en el lugar de la acción al lector en todo momento. El lector puede ser un mero espectador de todo lo que ocurre, o si se siente identificado con algún personaje, puede incluso estar combatiendo. Se visitarán lugares tan bellos como Babilonia, además de los lugares donde se desarrollan las batallas. En cuanto a las descripciones psicológicas  no me puedo quejar. Aunque “como nunca llueve a gusto de todos”, me quedé con ganas de saber un poco más de los pensamientos y sentimientos de algún personaje. Pero vamos, que es una “tontería” mía.

Solo me queda decir que a pesar de ser un libro con una base histórica gigantesca, algunos datos han sido “modificados” para poder encajar bien. Entre ellos, los números de las tropas de los persas. Algunos autores dicen que son muchos más de quinientos mil soldados; otros dicen que no pueden ser por cuestiones logísticas; algunos aventuran que más.  Así mismo, algunos personajes han sido colocados en acontecimientos que posiblemente no hubiesen estado aprovechando vacíos históricos que venían bien a la novela.
De la misma manera, algunos personajes han sido también “ajustados” a la narración. A palabras del autor: “Es más que probable que algunos malos fueran buenos, algunos cobardes fueran valientes, y viceversa”. Todo esto lo podréis resolver leyendo la nota histórica, que como dije, no tiene desperdicio.

Y con esto acabo. Un libro tremendamente documentado, apasionante, que a pesar de saber qué pasará es capaz de engancharme como si no tuviese idea alguna. Una delicia para los que amamos la historia y, sobre todo, este periodo.
 
Sobre el autor

Para conocer más sobre la vida y obra de Javier Negretehacer clic aquí.

4 comentarios:

  1. ¡¡Maravillosa reseña José!! ¡Me encanta como te expresas!

    Me alegro que hayas disfrutado tanto con la lectura de esta novela, a mí no me atrae especialmente porque se sale un poco del género que suelo leer pero con lo bien que la pones no la descarto en un futuro.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Eva!

      Si no te llama el género histórico busca libros suyos, que tiene también de fantasía, de ciencia ficción y ficción con base histórica.
      Este autor no tiene despercidio alguno.
      ¡Él si que se expresa bien, y no yo!
      Aun así, muchas gracias por tus palabras :) ¡Me alegra que te haya gustado!

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Sigo tu blog desde hace algún tiempo y la verdad es que la literatura histórica me atrae bastante, lo apuntaré en mi lista(:
    Por cierto, he abierto un blog de literatura y me haría ilusión que te pasaras/dieses tu opinión/dejases algún comentario y, si no es mucha molestía y te gusta mi blog, me siguieras *.*
    En fin, saludos, te espero por: Los libros de Mari!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Claro, faltaría más. Todos debemos ayudarnos mutuamente :)
      Y muchas gracias por seguirnos :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar