martes, 5 de noviembre de 2013

#87. La mecánica del corazón, de Mathias Malzieu

Editorial: Debolsillo
Páginas: 175
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788490320433
Precio: 8,95 €

Sinopsis

Imagina la noche más fría de la historia. La nieve cae sobre la ciudad de Edimburgo. En lo alto de una colina nace el pequeño Jack, pero su corazón está dañado. Y por eso necesitará reemplazarlo por un reloj de madera, un corazón artificial del que dependerá su vida. Acompañaremos a Jack en su aventura quijotesca desde las frías callejuelas escocesas hasta una radiante ciudad andaluza, en busca del amor. Pero, ¡cuidado!, Jack debe seguir unas reglas para sobrevivir.


Uno: NO TOQUES LAS AGUJAS.
Dos: DOMINA TU CÓLERA.
Tres: NO TE ENAMORES NUNCA.
LA MECÁNICA DEL CORAZÓN DEPENDE DE ELLO. 

Reseña

En primer lugar, antes de decir nada acerca de este libro me siento obligada a hacer una recomendación a aquellos que se sientan interesados en leerlo: saca de tu cabeza toda expectativa o idea preconcebida que tengas sobre él. Toma el libro como si las cubiertas del mismo estuviesen en blanco, como si no tuviera sinopsis. No esperes nada concreto de él. Simplemente abre tu mente y ten muy en cuenta que estás ante un cuento para adultos. Ahora estás en perfectas condiciones para sumergirte en él.


Tal como acabo de decir, La mecánica del corazón se trata ni más ni menos que de un cuento con todo lo que eso implica: magia, fantasía, inocencia, amor, ternura… Aunque no es un cuento orientado a los niños, sino más bien a los adultos que todavía conservan a un niño en su interior. En él se tratan ciertos temas (aunque de forma muy superficial) como el sexo y la violencia, que hacen evidente su enfoque el sector adulto. También tiene ciertos momentos de humor que contrastan con la atmósfera triste del libro.

Nos encontramos con el pequeño Jack, Little Jack, protagonista del cuento, que nace durante la noche más fría de la historia. Su corazón está congelado y Madeleine, la comadrona que le ayuda a nacer, le implanta un reloj de madera que le ayudará a vivir. Conforme va avanzando la historia, Jack encontrará a una preciosa niña andaluza, la pequeña cantante, como él la llama, de la que se enamorará locamente. Aunque una de las normas que debe seguir si quiere continuar con vida es “no te enamores nunca”. Sin embargo él decide arriesgar su vida por amor, y comienza la búsqueda de su amada, lo que le llevará a cruzar Europa y a mucho más…

No hace falta más que leer este resumen para captar el toque de magia y fantasía que envuelve la historia de principio a fin. Una historia sin reglas, sin límites, que oscila entre la realidad y la fantasía constantemente. A mi parecer, uno de los puntos positivos de ella es el romanticismo que se mantiene intacto desde las primeras páginas hasta las últimas, a pesar de que los sentimientos de Jack van cambiando con el transcurso de la historia.

Sobre Jack puedo decir, que a pesar de no ser un personaje demasiado profundo, le acabé cogiendo mucho cariño, hasta el punto de empatizar totalmente con él, alegrarme con él y llorar con él. Es un personaje algo plano (de esto creo que “pecan” todos los personajes de este cuento) pero que sin embargo contiene algo en él, bondad, inocencia, pureza… no sé exactamente qué, que me hizo meterme en su piel casi desde el principio. Quizás su punto más débil sea que su comportamiento no se corresponde con su edad. Me explico. Es un niño (la mayor parte del tiempo tiene entre 10 y 14 años) que piensa y se comporta como un adulto. A pesar de que irá haciéndose mayor, no se notará un crecimiento o una madurez en él (básicamente porque ya era muy “adulto” cuando era niño). Jack llevará una vida algo extravagante, envuelto entre personajes encantadores (haciendo especial mención a Madeleine, esa madre que es capaz de cualquier cosa para evitar el sufrimiento de su hijo, a veces incluso rozando la locura). Por desgracia, tengo que admitir que llegué a odiar tanto a Miss Acacia, la amada de Jack, como a Joe, el antagonista. Leyendo la historia, cogí un cariño a Jack que me hizo sentir un poco Madeleine, la mamá protectora, y me irritaba el comportamiento de estos personajes.

La historia sin duda tiene mucho simbolismo, y contiene multitud de metáforas perfectamente reconocibles en la vida cotidiana. Una de las cosas que más me impactó del libro, y que no me esperaba encontrar en un cuento aparentemente tan dulce, es la degradación del amor. Cómo el tiempo puede corromper una tierna historia de amor entre dos niños locamente enamorados, a través de los celos, la desconfianza, las dudas… Y cómo esos sentimientos pueden destruir hasta la historia de amor más bonita y sincera. Seguro que a más de una persona este aspecto del cuento le hizo reflexionar y recapacitar… Sin llegar a destripar el libro, voy a hacer especial mención al momento en que Jack le intenta demostrar su sinceridad a Miss Acacia, para que ella confíe en él. Un momento que a mí, personalmente, me dejó helada. Fue algo impactante, y que por supuesto, tiene su interpretación metafórica.

“Si tienes miedo de hacerte daño, aumentas las probabilidades de que eso mismo suceda. Fíjate en los funambulistas, ¿crees que piensan en que tal vez caerán cuando caminan por la cuerda? No, ellos aceptan ese riesgo y disfrutan del placer que les proporciona desafiar el peligro. Si te pasas la vida procurando no romperte nada, te aburrirás terriblemente… ¡No conozco nada más divertido que la imprudencia! (…) Cuando a los 14 años se decide cruzar Europa para ir en busca de una muchacha, es que se tiene una seria tendencia a ser imprudente, ¿verdad?”
Es un libro muy sencillo, con un lenguaje claro y simple. Aunque he de decir que el autor hace unas descripciones sublimes y el lenguaje tan poético que utiliza es una maravilla. Aun así, es muy fácil de leer y además muy cortito. Un cuento ameno y escueto, de lectura muy rítmica aunque el tramo final del libro es muy precipitado, todo pasa demasiado rápido. Hubiera agradecido un poco más de calma y lentitud en la recta final de la historia, y además algunos acontecimientos son algo rebuscados. Otro fallo es que se nombran algunas cosas que no se corresponden con la época en la que sucede el cuento. Por ejemplo, se nombra a Charles Bronson, nacido en el siglo XX, mientras que la historia sucede en el siglo XIX… Pero realmente no sé si es un pequeño "desliz" o si el autor puso ese personaje a propósito.

También es curioso que, aunque la historia se desenvuelve en Europa, parece que se trate de un lugar totalmente fantástico y salido de la imaginación del autor. Eso me ha encantado.

Una cosa más. La preciosa portada del libro, paradójicamente, no le hace ningún favor. He leído muchas críticas nefastas hacia el libro argumentando que el dibujo de la portada les recuerda al estilo de Tim Burton, y esperaban encontrar a Tim Burton escribiendo una historia al estilo Tim Burton. No, no, no y mil veces no. Si queréis leer a Tim Burton, leed La melancólica muerte de Chico Ostra, un libro de poesía maravilloso que sí está escrito por el autor de "Pesadilla antes de Navidad" y a su estilo, pero Mathias Malzieu y La mecánica del corazón no tienen nada que ver con Burton. Tened eso muy presente a la hora de leerlo.

Como reflexión final, diré que es un librito corto, muy fácil de leer, repleto de fantasía, dulzura y romanticismo, al que hay que tratar como lo que es, un pequeño trocito de irrealidad. Una historia de amor tan bonita como triste, con un final que a mí me hizo llorar (tampoco es muy difícil hacerme llorar a mí, pero es realmente sobrecogedor). Como puse antes, para leerlo hay que tener la mente abierta y no esperar nada concreto de él. A mí personalmente me ha encantado, y estoy deseando conseguir la continuación de la historia, La alargada sombra del amor.

Sobre el autor

Si quieres conocer más sobre la vida y obra de Mathias Malzieu, haz clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario