miércoles, 3 de julio de 2013

#73. El valor de educar, de Fernando Savater

Editorial: Ariel
Páginas: 224
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788434453647
Precio: 17,00 €

Sinopsis

Cada vez que se mencionan las grandes inquietudes de nuestro tiempo -el racismo, la intolerancia, la violencia, el abuso de drogas, etc.- se llega a la misma conclusión: son temas que deben afrontarse desde la escuela.
Parece oportuno pues plantearnos algunas cuestiones esenciales: ¿Qué es la educación? ¿Qué esperamos de ella?, ¿Consiste en la mera transmisión de conocimientos o debe formar para la ciudadanía democrática? Este ensayo responde a estas preguntas y aborda otras cuestiones fundamentales. Incluye una breve antología de textos sobre el tema educativo, y un texto hasta ahora inédito sobre la educación cívica.


Reseña

En este libro el gran Fernando Sabater nos cuenta alguno de los problemas que sufre la educación en nuestro país y narra también cuál es el verdadero trabajo de la educación que nuestros maestros dan en el colegio, si enseñar meros contenidos o por el contrario hacer ciudadanos preparados y formados que se pregunten y cuestionen las decisiones para vivir en esta sociedad democrática.

Según Sabater el problema de la educación recae en la sociedad, debido a que la gente achaca todos los problemas que existen en nuestra sociedad al colegio, siendo esta una buena manera para no asumir la culpa que realmente ellos tienen a la hora de educar a sus hijos. Actualmente vivimos en una sociedad en la que los padres llevan a sus hijos sin educar (lo que se denomina socialización primaria) al colegio, y son los maestros los que tienen que educar a los niños a la vez que les enseñan contenidos. Sabater afirma que este problema se debe a una infantilización de los actuales padres, los cuales prefieren ser amigos de sus hijos antes que sus padres, y por ese motivo no les educan y los corrigen. Este es el principal motivo por el que el colegio no de tantos contenidos como antes, debido a que antiguamente los niños iban bien educados de casa y los maestros podían centrarse en la enseñanza de los contenidos, sin embargo en la actualidad los niños no traen una educación de casa (como en palabras del psicologo Javier Urra estamos ante generaciones de "pequeños dictadores") y los maestros tienen que dejar de dar contenidos para poder dar esa "educación" que los padres no dan.

Todo esto unido a la labor de la televisión, la cual crea una gran motivación en los niños imposible de superar por los maestros, y corrompiendo a los niños con sexo, violencia, mentiras... junto a los continuos cambios en los planes de estudios, las desigualdades en el reparto de los recursos económicos (la educación superior se lleva la mayoría de los recursos mientras que la primaria es la que menos recursos tiene, a pesas de tener el triple de alumnos, es decir lo poco hay que repartirlo entre más personas) y unido a que la profesión de maestro es una de las menos reputadas hacen que este trabajo sea muy difícil, a pesar de lo que todo el mundo pueda pensar.

Quiero finalizar con una frase de Fernando Sabater en este libro,  "El gremio de maestros es el más necesario, esforzado, generoso y civilizador para cubrir las demandas de un estado democrático"



No hay comentarios:

Publicar un comentario