martes, 11 de junio de 2013

Sejmet, la diosa de los contrastes




Muy buenas: hoy quería hablaros sobre un dios en particular de la mitología egipcia. Bueno, diosa. Es Sejmet.

Leí varias cosas sobre esta divinidad en el libro de Antonio Cabanas, “El Ladrón de Tumbas”, y la verdad que me quedó bastante intrigado.

Sejmet, también recibe otros nombres como Sakhmet, Sekhet, Sekhem, Shakti, Nesert, es una diosa que se representa con cuerpo de mujer y cabeza de león con melena, generalmente con el Uraeus (el disco solar con una serpiente protectora en el contorno) en la cabeza –es la manera de representar la energía destructiva del Sol-. Otra forma de representarla es con cabeza de cocodrilo (no confundir con Sobek, aunque los dos son igual de “dañinos”), o como el ojo de Horus (el udyat). Como armas porta flechas, aunque también se le presenta con un ankh y una flor de loto o de papiro. Es una de las diosas más antiguas de los egipcios.

Esta diosa puede cambiar de forma adoptando la de otras diosas (si ya era complicado el panteón egipcio sin cambiar forma, como para que ahora cambien). Por ejemplo, si se tranquiliza puede “transformarse” en la diosa gata Bastet; también es confundida con la diosa mujer-vaca del amor, felicidad, sexo, danza, música Hathor

Su nombre proviene de la palabra egipcia “Sekhem”, cuyo significado es “poder”, traduciéndose su nombre como “La poderosa” o “la más terrible”. También estaba considerada la diosa más bella.

Es una diosa sanguinaria, a la cual los soldados egipcios imploraban su ayuda a la hora de la batalla. Según ellos, podía entrar en cólera y destruir a un ejército entero ella sola. Era considerada la causante de las hambrunas, las enfermedades y las epidemias. Considerada la señora del desierto, de los leones y las serpientes.

Según la leyenda de “La Lejana”, es la hija de Ra enviada para castigar a la humanidad por dejar de rendirle culto, pero Ra se dio cuenta que era un castigo exagerado y la embriagó; debido a esto, en las fiestas de esta diosa se le preparaba mucha cerveza. Es más, la fiesta grande de esta diosa se llamaba “Fiesta de la Embriagadez”. Esto tendría a Sejmet tranquila y apaciguada, “convirtiéndose” en la diosa Bastet. Si se conseguía apaciguar, se creía que otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos, y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

El nombre de Nesert es debido a que era representada como el calor abrasador del Sol al medio día (de ahí que el fuego sea su elemento y esté estrechamente relacionada con el Sol).

Estatua de Sejmet descubierta en un templo a 700 km al sur de El Cairo, Enero 2013.

Pero lo que a mí me sorprende más, es que está considerada la patrona de los médicos, sobre todo en el campo de la sanación de fracturas, aunque también podía curar las enfermedades que ella misma provocaba.

Conducía y protegía a los justos y de buen corazón en Mundo Inferior. Tenía un lugar reservado en la Sala de Juicio (presidida por Osiris) y a su vez era la reina de la Cámara de las Llamas, cuya misión era quemar a los condenados, recibiendo el nombre de “La que frena la oscuridad”. Era una diosa justa (mientras no hubiese batalla), siendo sobre todo la protectora del equilibrio o la justicia, llamado en el mundo egipcio como Ma‘at

Haciendo una analogía con el mundo chino, Sejmet era el taijitu (la representación del yin y el yang): según el Libro de los Muertos, era tanto una fuerza destructiva como creadora.

Y por si fuera poco, otro título suyo era “Diosa del Amor”. Al ser la más bella entre los dioses, podía encandilar cualquier corazón. Este es el motivo por el cual a veces se la confunda con la diosa Hathor.

Bien, es hija de Ra, su esposo es Ptah (el dios creador del mundo y señor de Menfis, divinidad de los artesanos), y su hijo, Nefertum (Atum “el Bello”, simboliza el nacimiento del Sol, y es el guardian de las fronteras del Este de Egipto aunque también era considerado un curandero).

Los tres, Ptah, Sejmet y Nefertum, formaban tríada, aunque a veces Nefertum era sustituido por Imhotep (el gran arquitecto de la pirámide del Saqqara, siendo divinizado e identificado con Nefertum). Los tres tienen una estrecha relación con Menfis.

 
De izquierda a derecha: Nefertum, Ptah y Sejmet. Museo Egipcio
Resumiendo, tenemos a la diosa más bella que es una sanguinaria diosa de la guerra, causante de enfermedades y epidemias, de calamidades en general, que a su vez era la patrona de los médicos y protege a los justos en su descenso al Mundo Inferior, aunque también quemaba a los condenados. Protectora de la justicia siempre y cuando no entrase en batalla.

A mí personalmente, cuanto menos, me parece muy curioso que cosas tan dispares se encuentren en una sola deidad.

Espero que os haya gustado el resumen, y que lo disfrutéis leyendo tanto como yo haciéndolo.


Fuentes:

Historia National Geographic, Los Primeros Faraones.
Cabanas, Antonio. El ladrón de tumbas
http://www.egiptologia.org/mitologia/panteon/bastet.htm
http://www.egiptologia.com/egipto-para-ninos/49-la-religion-y-los-dioses-de-egipto/231-sejmet.html
http://wiccasolitario.mex.tl/972525_SEKHMET-o-SEJMET.html
Apuntes propios anteriores a estas fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario