miércoles, 13 de febrero de 2013

#50. El sabueso de los Baskerville, de Arthur Conan Doyle


Editorial: Alianza Editorial
Páginas:  240
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788420636818
Precio: 8,00 €

 Sinopsis

A caballo entre el relato de misterio y el cuento de terror, EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE (1902) supuso de hecho ­si bien encubierto como recuerdotardío de su inseparable doctor Watson­ el regreso a la actividad de Sherlock Holmes, después de que ARTHUR CONAN DOYLE (1859-1930), cansado dela preponderancia que la figura del detective había alcanzado en su obra, le hubiera hecho desaparecer algunos años antes junto con su antagonista, el doctor Moriarty, en las cataratas de Reichenbach. Trasladado a los inhóspitos y desolados páramos de la región de Dartmoor, Holmes se enfrenta al reto de resolver un enigmático crimen relacionado con el espectro de un perro diabólico y sobrenatural, instrumento de la maldición que pesa sobre una familia.

Reseña

Os traigo una obra de uno de los autores clásicos, Sir Arthur Conan Doyle, y a la más famosa pareja de detectives: Sherlock Holmes y el Doctor Watson.

Este es el primer libro que leí de Conan Doyle hace ya varios años y la verdad que me gustó mucho.

El libro tiene una base «legendaria», ya que el autor se inspiró en una leyenda inglesa sobre un hombre «malvado» que cuando murió se aparecó la silueta de un perro gigantesco aullando y que suele hacer acto de presencia cada aniversario de su muerte.

Bien, esta obra como dice la sinopsis es una mezcla entre terror y misterio, suspense y acción. 
Tendremos a Holmes investigando una extraña muerte que parécese que fue causada entre otras cosas por el miedo. Esta muerte estará envuelta en una antigua leyenda, unos aullidos raros, una gigantesca silueta animal...
Conan Doyle hizo una novela bastante oscura ya que realmente la acción o casi toda la acción ocurre en sitios donde la oscuridad predomina, como en las noches, o en las cuevas donde se tiene que refugiar. Y este detalle a una novela de misterio-terror-suspense-acción le viene ni que pintado.
También tiene un toque químico a mi gusto sublime con un final que podríamos considerar casi «épico».

Encontraremos, entre otras cosas, con los siempre lógicos e increíbles razonamientos de Holmes, el inicial escepticismo de Watson ante las deducciones de su excéntrico amigo y la acción típica de ellos. 
Un detalle de esta obra es que es casi imposible adivinar el final; el autor se dedica durante casi doscientas páginas a confundirte y desorientarte para que el final sea más impactante.
La novela en ciertos momentos se hace muy inquietante y las magníficas descripciones del autor combinadas con que toda la acción es en la oscuridad da una sensación de que somos nosotros los que vamos a la caza del sabueso.

Si queréis una opinión ya personal, os diré que realmente Sherlock Holmes no fue el artífice de la fama de Conan Doyle, sino que fue su genial escritura. Si hubiese puesto otro nombre y otras características a los protagonistas el éxito hubiese estado garantizado también.

Os animo a leer el llamado Canon Holmesiano,

No hay comentarios:

Publicar un comentario