martes, 9 de octubre de 2012

#31. El amuleto de Samarkanda (Bartimeo I), de Jonathan Stroud

Editorial: Montena
Páginas: 442
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788484412397
Precio: 19,95 €

Sinopsis

Todo empezó aquel fatídico día en que un niñato escuálido y tembloroso se atrevió a invocarme a mí, ¡yo, el mismísimo Bartimeo, espíritu privilegiado donde los haya, genio para muchos, diablo para unos pocos! A pesar del tartamudeo de su voz y del sudor que le empapaba, su orden no pudo ser más clara: tenía que robar el amuleto de Samarcanda a Simon Lovelace, uno de los hechiceros más poderosos y temidos de Londres... ¿Quién era ese mocoso mequetrefe que se atrevía a darme semejante orden? Y ¿por qué querría el Amuleto?


Reseña

Hace mucho que calló en mis manos. Si no recuerdo mal, tengo la 1º ó 2º edición. Un libro que siempre lo he tenido como de mis favoritos y le tengo mucho cariño.

A grandes rasgos intentaré adentrados en el mundo:
Londres. El mundo tal como lo conocemos, con su historia y todo. Solo una diferencia: las antiguas ciudades como Uruk, Babilonia, así como las guerras y "acontecimientos" han sido como han sido gracias a la "ayuda" de demonios invocados por hechiceros en un amplio rango de maestría. La historia empieza con Nathaniel (más tarde llamado John Mandrake), que es abandonado por sus padres a cambio de dinero y lo cria un mago "mediocre".

Nathaniel es un joven mago muy ambicioso, y en vez de llamar a un demonio menor, invoca al magnífico Bartimeo, que ha estado en muchos sitios y sus amos han sido muy dispares, como el rey Salomón.
Es invocado para robar un artefacto poderoso, el Amuleto de Samarkanda ... Y hasta aquí os dejo de "spoielar".

El libro tiene dos historias: una, la historia de Nathaniel, su lucha para llegar a ser del Ministerio, su lucha con Bartimeo (psicológica, vamos) así como múltiples situaciones no muy agradables. La otra es la historia de Bartimeo, y su forma de ver las cosas. Esta se divide en dos, la historia con Nathaniel, y la explicación de la historia con sus otros amos, así como aventuras sueltas.

Aqui el concepto de mago "bueno" y demonio "malo" alterna, más que nada porque ya no solo cuenta la impresión de Nat y sus "sentimientos" por el demonio, sino que los de Bartimeo también existen. Hay veces que Nat es el bueno y el demonio es malo, y viceversa.

La historia de Bartimeo es mucho mas alegre, animada y amena. Es muy sarcástico con Nath, así como dado a la ironía. Además de incluir los paréntesis de la historia principal con el relato de sus aventuras pasadas, hay una cosa que pocas veces había visto y solo se da en los relatos del demonio: notas "escritas" por Bartimeo sobre los lugares, personajes y acciones. No es una nota corriente, sino como si la hubiese escrito él.
Eso a mí me impresionó de sobre manera.

Los personajes son como la gente de hoy en dia. Bueno, no como toda, sino como lo que más abunda. Gente que para conseguir sus metas luchan hasta el final pero una vez alcanzada, para seguir escalando hasta el poder se arrastran y se dejan mangonear para conseguirlo, olvidando quienes eran y que están donde están gracias a su sacrificio.
Stroud es capaz de meter a los demonios en los acontecimientos de la historia y que esta no quede forzada, sino que parece que es la realidad.

Como transfondo tiene una crítica a las distintas clases sociales, aqui reflejadas casi siempre entre Magos, pertenecientes casi totalmente al Ministerio, y los Plebeyos, los no  magos y que no pueden llegar al ministerio. Como es fácil pensar, los magos tienen todas las comodidades, mientras que los plebeyos respiran, y casi ni eso.
Y dentro de los magos estan los hechiceros poderosos ostentando cargos altos, decentes con puestos algo mas bajos que los anteriores, y mediocres, que su vida se asemeja a la de un plebeyo.

Bien. Lectura rápida, fluida. Sumamente ameno y adictivo. 

Con estas dos frases, el libro está más que explicado. 
Ahora es tu turno de leerlo, y si lo has leido, de decirnos que te parece.


Sobre el Autor

Para conocer más sobre la vida y obra de Jonathan Stroud, hacer clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario