viernes, 7 de septiembre de 2012

#23. El gran gigante Bonachón, de Roald Dahl


Editorial: Alfaguara
Páginas: 188
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788420400426
Precio: 9,00 €

Sinopsis

De la mano de el Gran Gigante Bonachón, la pequeña Sofía conocerá el aterrador mundo de los gigantes, ogros ansiosos de degustar la apetitosa carne humana a lo largo y ancho del globo. Desde los jugosos turcos, pasando por los refrescantes esquimales, hasta los panameños con saber a sombrero. La voracidad de los gigantes no conoce límites y sólo el buenazo de Bonachón, amigo de Sofía y vegetariano convencido, tiene un plan para detener la enorme barbarie. Un plan que la extraña pareja llevará a cabo en un simisumisantiamén.


Reseña

Este libro, es sin lugar a dudas, el que más me gustaba cuando era chico. No sé cuantas veces me lo habré leído, e incluso, a día de hoy, de vez en cuando lo cojo y lo leo, recordando cuando era más chico y todo era "más fácil".

Se lee genial, apto para chavales y chavalas de entre los 8 y los 12 años (recuerdo haberlo leído con unos 9 añitos, y el siguiente libro que leí fue Harry Potter y la Piedra Filosofal).
A mi me encanta ya que no es el típico argumento de caballeros o detectives. No. Trata sobre gigantes, y sobre la amistad entre un gigante atípico y una huérfana.
Además transcurre acción casi todo el tiempo, cosa que los chavales de estas edades quieren, que no se "pare" el libro, sino que siga la aventura.

Lo mejor que tiene el libro es que trata sobre un tema que esta hoy en día muy presente, por desgracia: la discriminación de los diferentes. Tema que es una lacra para la sociedad, y si no se erradica de los niños a estas edades, nunca se conseguirá.
Bonachón pertenece a una sociedad de gigantes comehombres; en cambio, nuestro protagonista es vegetariano y "débil" en comparación con el resto de los gigantes. Además, Sofía es una niñita huérfana, y esto generalmente suele llamar la atención de los más pequeños.

Es posible que muchos muchachos se sientan identificados con Bonachón, por desgracia vuelvo a repetir. Pero este libro enseña a no rendirse, a no callarte y bajar la cabeza si se meten con uno (eso es lo peor que se puede hacer, porque se seguirán metiendo al ver que no les responden) y a plantar cara a los que no dejan de molestar (plantar cara, que no es pegarse; eso no, por Dios).
Es una lección difícil de aprender, pero con la ayuda de los padres y del libro, seguro que lo consiguen.

¡Muchas veces, por no decir casi siempre, las lecciones se aprenden por terceros, cuartos o quintos, o libros, no por tu gente más cercana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario