viernes, 4 de febrero de 2011

#2. La estrella del Sur, de Jules Verne


Editorial: Rueda
Páginas: 230
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: -
Precio: -

Sinopsis

Cipriano Meré, un ingeniero francés que vive actualmente en los “Campos de Diamantes”en Griqualand (Sudáfrica), desea casarse con la bella hija del Señor Watkins, quien cuenta con que Alicia se quede en Sudáfrica y se case con uno de los mineros más adinerados de la región. Para situarse en una posición favorable para hacerse con la mano de Alicia, Cipriano compra una porción de tierra y comienza a trabajarla, en busca del preciado tesoro. Sin embargo, Alicia lo convence para que vuelva a la química y retome su teoría de la síntesis del diamante. El experimento parece cobrar efecto cuando el ingeniero crea un diamante al cual nombra “La estrella del sur”.

Reseña

De todos los libros de Jules Verne que me he leído  puede ser uno de los que más me gustan, posiblemente porque tenga toques de Química y Alquimia.

Verne nos lleverá hasta Sudáfrica, a un campo de diamantes. Como dice la sinopsis, el libro trata sobre un ingeniero afianzado al país africano. Su historia comienza cuando quiere casarse con la hija de un señor bastante importante, y para ganarse el favor del padre decide comprar un pequeño trozo de tierra y buscar diamantes como aun hacen hoy en día. Hasta que se se cansa y decide "sintetizarlo". Pero el diamante no le creará más que problemas y disgustos, tanto su fabricación como cuando ya lo tenga.
La mayoría de esos disgustos acaban siempre teniendo que ver los diamantes, ya sea de forma directa o indirecta.
Esas escenas y aventuras del protagonista liberan de la trama principal que es la síntesis de los diamantes y que le dan cierto dinamismo al escrito. Decir que algunas de las situaciones son como mínimo curiosas y divertidas.

Este libro es un pelín raro, tiene unos giros bastantes inesperados. A pesar de eso, la trama engancha bastante, ayudado por unas explicaciones bastante claras sobre la teoría de cómo crear diamantes a partir del carbón (al fin y al cabo, el diamante es carbono con estructura cúbica cristalina), y más  una situación que tiene que ser contada con más detenimiento. Verne nos mostrará el proceso a llevar a cabo para crearlos con total precisión así como que instrumentos o "aparatos" necesitará, así como una lista de los distintos tipos de diamante. Decir que no sé a ciencia cierta si es un método inventado por él o si ya existía.
Verne también hace ver al lector que la codicia humana no tiene límites, que cuando se es "rico" ya no confías en nadie. Y a su vez, nos anima a través de Cipriano a luchar por lo que se quiere por difícil que sea, que perseverando todo se consigue tarde o temprano.

No es un libro cien por cien serio para mi gusto. Algunos de esos giros inesperados te cogen tan descolocado que no puedes evitar reirte. Es lo último que se te pasaría por la cabeza. Ese efecto a mi me gusta mucho, que cada página sea una sorpresa y una nueva aventura que descubrir, no que sepa que va a pasar en cada tema con solo mirar las primeras páginas.

Y lo peor, ciertas partes del libro que no tienen mucho sentido, y otras en las que te quedas pensando que qué pinta eso allí, pero por lo demás es un libro entretenido, aunque a veces puede ser algo pesado y complejo de leer.

Realmente, una novela bastante desconocida de este genial autor que merece un reconocimiento mayor.

Nota

Parécese que inicialmente no lo escribió Jules Verne, sino un tal André Laurie (puede ser conocido pero a mi no me suena). Jules Verne la revisó, corrigió y publico. No sé si será verdad debido a que esta en la Wikipedia ...





No hay comentarios:

Publicar un comentario